La Junta prefiere el pleito a su manera

Por más que la atosiguen, ella se mantiene en lo suyo

La política dominicana van tan rápida que no espera la campaña y hasta deja atrás los plazos. Cuando la Junta vino a ver y a decir, los precandidatos iban lejos.

Tuvieron entonces que aguantarse y ajustarse, aun cuando no temen que el organismo proceda con la drasticidad que demanda la circunstancia.

La Junta tiene a su favor que siempre anda confesada y su presidente oficia en la boda de Caná contraviniendo el Evangelio.

No convierte como Jesús el agua en vino, sino que al vino espeso le echa agua y casi agua para beberlo en la misa y darlo a beber a los fieles.

Los políticos de oposición quieren que la Junta haga contra este o el otro del oficialismo que se salen del tiesto con el gasto de precampaña.

Que busque un leño grande, le prenda fuego y que su tea, ya encendida, sea más grande que la discordia. ¡Anjá, a mí, a papá!

La Junta sin embargo prefiere ver el azul pintado de azul y reclama los fondos de las primarias. Sabe que no usar la correa no provocará situaciones como sería si por falta de dinero el evento se retrasa.

La prudencia tiene de malo que siempre es sorda.

+ Leídas