La vida en el mar era más sabrosa...

Pocos se salvaron en la catástrofe del Titanic

La gente reacciona a la situación igual como lo hace desde que las barcas se echan a la mar y las tormentas provocan hundimiento.

Saltar al agua y nadar hacia la orilla.

Nadie tiene que arriesgar su vida en un naufragio si tiene oportunidad y medios de salvarse. Más o menos lo que hacen Isidoro y Toni.

Cuando el navegar era fluido, con cielo limpio y sin nubarrones, la vida en el mar era –como dice la canción– más sabrosa.

Ahora que se acerca la temporada ciclónica y la reelección levanta olas grandes o los icebergs se acercan a la nave, políticamente conviene cambiar pasaje, buscarse salvavidas.

No olvidar la dolorosa historia del Titanic, en que murió el principal protagonista, Jack, interpretado por Leonel DiCaprio.

Si DiCaprio murió en la película, hay que suponer lo que pasaría con Isidoro y Toni si no consiguen bote a tiempo y ponen distancia del trasatlántico camino a la profundidad.

Les dirán de todo, pero cada cual viaja con su vergüenza a cuestas. A manera chusca podrán replicar que para que digan aquí murió, mejor que digan de aquí huyó.

+ Leídas