Los mejores archivos, los de las redes

Tiempo atrás la radio marcaba la pauta

La Policía se hace que no lo sabe, pero la realidad se impone. Tiene competencia, y no cualquier competencia. Una que se mueve con ruido y en poco tiempo da con resultados.

Nadie sabe cómo tanta información fluye tan rápido ni cómo los archivos de las redes se mantienen tan actualizados. No solo datos, también imágenes. Desde la noche del domingo y del mismo lugar del hecho, en transmisión casi simultánea, los detalles coparon y ocuparon la atención de la gente.

Los pasados meridianos recordaron –con nostalgia– los tiempos en que la radio marcaba pauta y la noticia en vivo era una situación cotidiana.

La Policía se maneja con otro criterio y no suelta todo lo que le llega, sino que toda confidencia la pasa por un tamiz y va descartando.

Cuida el fondo y la forma, y no aplica el recurso literario de que del fondo sale la forma.

El caso de David Ortiz, por ejemplo.

La autoridad puede jugar el juego que quiera, dentro o fuera del estadio, sin que la apremie la población, ni importen sus conclusiones.

La opinión de las redes resolvió y difícilmente pueda cambiar la percepción, aunque sí contaminarla. Debe cuidar al personaje.

+ Leídas