Una Junta que es banco de picar...

Regular lo imposible es causa de problemas...

Cuando la Junta quiera parar la campaña a destiempo en las calles, será difícil por no decir imposible. Desde el principio un carro sin freno que no respeta semáforos. Les da igual que estén en rojo o apagados, pues los cruza como quiera. Aunque la Junta debiera preguntarse de dónde sale tanto dinero y si sigue el hilo y llega al ovillo verá que el financiamiento esta fuera de borda y sin ancla que lo controle.

La reelección apenas toca bocina y no arranca –como se supone deberá– por falta de gomas y como vehículo de pobre montado en cuatro blocks. Entretanto otros se ocupan de mantener la política en movimiento y puede darse por seguro la gasolina y el pica pollo chino, los dos renglones más importantes en campaña y que sin duda aprovecha a la economía y tal vez sea la explicación del crecimiento que el Banco Central acredita y la oposición niega.

Si la Junta no pudo con las vallas que encontró, menos con las que se instalarán ahora que las aspiraciones se disparan como centella en la oscuridad. No hay forma de anular la claridad del día, y la Junta debería saberlo. Se dejó coger los huesos y no podrá ser banquito de picar carne.

+ Leídas