Ed. - ¡Bien sancionados!

La Secretaría de Educación sancionó con la repetición de las pruebas nacionales a un amplio grupo de estudiantes que cometió fraude en las mismas, en una medida ejemplarizadora que debe ser aplaudida.

La nuestra, se ha convertido en la sociedad del fraude. Aquí, todo el mundo se roba todo lo que puede: desde la energía eléctrica y el cable, hasta objetos de uso personal.

Por tanto, mal podría la entidad rectora de la educación en el país condonar la actitud fraudulenta de empleados y alumnos en las pruebas nacionales.

Es preferible que se sancione a un individuo que hace fraude cuando es estudiante, que tener que meterlo preso cuando sea  profesional o empleado.

El sistema de educación tiene que trabajar por formar buenos ciudadanos. Tiene que educar y  dotar de contenido de valores lo que enseña.

La señal debe ser clara: el fraude no debe ser tolerado dentro ni fuera del Gobierno y eso vale para grandes y pequeños.

20090730 http://www.diariolibre.com

+ Leídas