Ed. - El seguro de Segura

Radhamés Segura tiene un problema de imagen que no lo va a resolver hablando. Al contrario, sus acusaciones hacen que más dedos apunten hacia él como chivo expiatorio de la frustración de la población.

Cada vez que habla y acusa a alguien, le gana un enemigo más al Gobierno. ¿Que los empresarios quieren comprar las Edes a precio de vaca muerta? Ya hay antecedentes, pregúntenle a la AES y en aquel entonces, nadie protestó.

Los funcionarios tienen que tener mayor recato y sentido político. Las acusaciones, aunque sean personales, son también políticas, porque repercuten sobre el conglomerado gubernamental. Radhamés Segura se ha equivocado tomando como personal un ataque político que lo ha singularizado a partir del reportaje de Nuria, y ha puesto al presidente Fernández en la difícil situación de tener que decidir sobre un asunto al que no le había llegado su tiempo si el ingeniero Segura se hubiera manejado con más tacto.

Una cosa es la defensa y otra la oportunidad política.

20090729 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas