8,000 dólares

Alguien puso precio a la vida de David Ortiz: 400,000 pesos. Al cambio, no son ni 8,000 dólares. Hay otras vidas que valen menos, vidas que se cobran por un celular. Esa es una primera reacción a las noticias sobre las detenciones de los involucrados en el asesinato fallido del gran David Ortiz.

La segunda lectura es un poco más incómoda. O más compleja. La Policía dominicana es admirada por la celeridad y precisión con que resuelve los casos que le interesa resolver. No hay escapatoria posible cuando este cuerpo del orden decide enfocarse en un problema.

Queda entonces la pena de todos los casos que no se resuelven, de los fallos en prevención, en particular la falta de una política de seguridad ciudadana que funcione más allá de un operativo puntual. Duele más -porque se sabe que es un cuerpo capaz de los mejores resultados- que haya tantos casos que involucren a agentes del cuerpo, que existan todavía “intercambios de disparos” sospechosos o que algunos de los agentes sean conocidos en los barrios por sus negocios ilícitos.

La vida de una estrella mundial vale en la calle 400,000 pesos. Para pensar.

+ Leídas