¿Ahora?... ¿En serio?

Diario Libre no es partidario de ningún tipo de censura. Creemos que es un deber de la ciudadanía responsable rechazar todo lo que considere nocivo de acuerdo a sus valores.

Por eso no apoyamos el paternalismo implícito en las decisiones que censuran libros, canciones, o noticias, porque implican que la ciudadanía no puede tomar sus propias decisiones sobre los temas, aparte de que bajo esa “protección” de la “ciudadanía indefensa” se pueden cometer los peores abusos.

Pero es peor cuando ni siquiera ese “deber” de los organismos oficiales se toma a tiempo. Prohibir una canción después que todo el mundo la ha escuchado, o su autor se ha hecho rico vendiendo el disco, no solo es ridículo, sino también una vergüenza.

La tardanza en cumplir con sus obligaciones es otro argumento más para que desaparezca la Comisión de Espectáculos Públicos. Una ciudadanía responsable no necesita de inquisidores al estilo medieval.

Así como nos levantamos a protestar por buenas causas, no hay causa mejor que defender el buen gusto y valores morales que nos hacen mejores.

+ Leídas