20180517 https://www.diariolibre.com

La frontera vuelve a revelar su fragilidad ecológica, económica, migratoria y su vulnerabilidad si de seguridad nacional hablamos.

El reportaje que abre esta edición denuncia lo que a los ojos de todas las autoridades, en todos los estamentos y niveles, se produce. Si unos periodistas de Diario Libre captaron las imágenes que se pueden apreciar en esta edición ningún organismo oficial puede negar que desconoce la ruta del contrabando de la madera de guaconejo.

La ironía es que Haití sea exportador y que la materia prima del producto que vende en el mercado internacional sea contrabandeada desde nuestro suelo. No es ilegal destilar y exportar la esencia objeto de este proceso. Pero República Dominicana sufre el expolio ecológico y no impulsa el negocio que ha hecho de Haití... un país exportador.

La frontera sigue siendo un territorio en el que las leyes no sirven de mucho y los controles son poco menos que imaginados. Luego llegará una nota de prensa dando cuenta de unos apresamientos y un decomiso. La realidad es que seguimos teniendo un grave problema en la frontera con Haití.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese