Por la salud de todos

Los conflictos entre ARS y asociaciones médicas, la dificultad de completar el sistema con unidades de atención primaria o las dudas que genera el actual sistema de pensiones dibujan claramente un escenario para repensar el sistema de seguridad social.

Es indudable que nadie quiere retroceder en el tiempo y se reconocen avances importantes en materia de previsión y salud. Pero no basta, el escenario ha evolucionado y deben corregirse algunos rumbos.

El IDSS todavía es un peso en el sistema que no se ha sabido anular. La clase médica no termina de abrazar las indudables ventajas de un sistema mejorado de atención primaria y las asociaciones de especialistas se resisten a reformar el esquema en el que trabajan. Siempre, el afectado último, es el enfermo. Se añade a este confuso marco legal el hecho de que las carencias hospitalarias y las obras y reformas en los grandes hospitales han sido una constante en los últimos años.

Es preciso un esfuerzo importante de todos los involucrados en el sistema para mejorarlo y no perder lo ya ganado.

+ Leídas