Salvemos a Los Haitises

En un país donde el interés privado se ha impuesto siempre sobre el bienestar colectivo, no son raros los delitos ambientales.

Nuestros ríos prácticamente están desapareciendo por la angurria de nuestros constructores, lo cual incluye al Gobierno. Nuestros bosques no pueden contra los campesinos que no tienen donde sembrar si no es talando y ni los árboles frutales se salvan del hambre de los que toman los frutos aún sin madurar.

Los Haitises no podía ser una excepción, con una grave connotación.

Según las denuncias, gran parte de la destrucción de esa zona, vital para el agua de amplias zonas del país, la están realizando extranjeros indocumentados, que debieran ser fácilmente localizables y expulsados del país por cometer un delito de lesa patria.

La fotografía de la portada de ayer de este diario es una muestra elocuente de que esta situación no puede continuar.

El ministro de Medio Ambiente ha dicho que tomará medidas. Confiamos en que esta vez, antepondrá el interés nacional al de los “agricultores” ilegales que protege en otros lugares.

+ Leídas