Sin novedad en el frente...

Hace apenas tres días, este diario publicó una nota editorial acerca del grave problema del nepotismo en todas las esferas del Gobierno, en que los empleos se manejan a nivel familiar.

En uno de sus párrafos, decía: “Vivimos una época de gobiernos cuyos funcionarios se creen propietarios de las funciones públicas a tal grado que las viudas heredan las posiciones de los maridos, y a falta de una viuda capaz, los hijos.”

Ayer, la Cámara de Diputados tras la renuncia del diputado Elías Serulle, un destacado legislador que fue designado embajador dominicano en Turquía, luego de que el Partido de la Liberación Dominicana presentara la terna de ley para elegir a su sustituto, sin sorpresa, ha escogido a ¡su esposa!

No dudamos que la señora de Serulle reúna las calificaciones para ser una excelente diputada, pero ¿son hereditarios los puestos en el PLD? ¿No hay más miembros del partido con la calidad para ser legislador? O lo que es peor, ¿no hay desempleados en el PLD que necesiten en puesto de valía?

Seguimos sin entender la base ética y moral de la democracia.

+ Leídas