Soluciones posibles

Los problemas neonatales que incluyen las muertes materno-infantiles, los nacimientos prematuros, los bebés de bajo peso y otras cuestiones que afectan la salud de los recién nacidos, son temas complejos pero no de difícil solución.

Lo que resulta claro es que nuestro país no puede darse el lujo de tener altos índices de muertes materno-infantiles y las dificultades asociadas a los costos de atención médica de los demás casos con complicaciones de parto.

Un estudio demuestra que con medicación a tiempo, los nacimientos prematuros, que le cuestan al sistema de salud unos 20 mil pesos diarios, pueden resolverse en gran medida.

Otros informes señalan que con la aplicación estricta de protocolos conocidos y mejor cuidado por parte del personal hospitalario, las muertes materno-infantiles pueden reducirse significativamente.

De todos modos, dada la condición de pobreza de muchas madres y la presencia de parturientas extranjeras con limitado historial clínico, parece que tendremos que convivir con el problema por algún tiempo.

Hagamos el esfuerzo, que vale la pena.

+ Leídas