Un discurso positivo

El acta de las carencias de la Justicia dominicana puede ser levantado por cualquiera, pero eso no debe ser obstáculo para reconocer que se ha ido avanzando en la organización y el desempeño de los tribunales.

Siempre, los escándalos que envuelven a jueces lograrán más amplios titulares que el trabajo de las instituciones.

Este trabajo silente fue el que puso de relieve en su discurso de rendición de cuentas, el presidente de la Suprema Corte de Justicia y del Poder Judicial.

No solo habló de los logros del año que terminó, sino de planes específicos para este año que recién se inicia. Planes con sentido de futuro y promesas que pueden ser cumplidas, y de paso señaló logros tangibles que deben serle reconocidos al Poder Judicial en este año como la reducción de la mora judicial, entre otros.

Nada de esto puede ocultar que los retos son enormes, ni el hecho de que la Justicia ha operado con un déficit de recursos que la estrangula e incapacita para las altas tareas que está llamada a cumplir.

Fue un discurso positivo que vale la pena resaltar.

+ Leídas