¿Un estadio? Sí, del otro lado

Se ha puesto sobre el tapete la necesidad de construir un nuevo estadio de béisbol y estamos de acuerdo.

Es la única forma de reparar y modernizar el vetusto estadio Quisqueya-Juan Marichal.

Pero debe construirse al otro lado del Ozama, en la provincia Santo Domingo, la demarcación con más habitantes del país y gran pujanza económica.

Ese estadio debe ser construido por el sector privado y quizás ser sede de una nueva franquicia: los Osos del Ozama, por ejemplo.

En lo que se moderniza el Quisqueya, el estadio serviría de sede a los equipos tradicionales de la capital y luego de base al nuevo equipo. El gran Santo Domingo tiene capacidad para una nueva franquicia y la provincia merece tener un equipo con identidad propia. Sería una rivalidad que podría suplantar las rivalidades tradicionales en nuestro béisbol.

Pero el Gobierno no debe invertir en el nuevo estadio que debe tener todas las características para acoger a un equipo de doble o triple A y ser sede de importantes presentaciones artísticas y deportivas. ¡Vamo’arriba!

+ Leídas