En un reciente reportaje de este diario se puso de relieve la crisis ambiental que vive la región del Cibao con la cantidad de vertederos de basura a cielo abierto.

Desde ciudades grandes como Santiago, hasta centros turísticos como Puerto Plata, pasando por ciudades importantes como La Vega, Moca y Bonao, los problemas que plantean estos vertederos ya superan su utilidad, y si a eso se suman los frecuentes incendios, intencionales o no, y las dificultades de su ubicación, es evidente que la solución no puede esperar más.

El país está lleno de vertederos. Es como si cada barrio quisiera tener uno en el patio pero una isla pequeña, cada vez más urbanizada, no puede seguir manejando sus desechos sólidos con fórmulas que funcionaban para pequeños pueblos antes de la edad del plástico y del consumo.

Si de algo han de servir los programas que se han iniciado desde Dominicana Limpia es para motivar a los ayuntamientos a que aúnen esfuerzos para encontrar fórmulas que beneficien al medio ambiente y obtengan riqueza de los desechos. No se puede esperar mas.

+ Leídas