20170619 https://www.diariolibre.com

Desde tempranas horas de ayer hubo mucho movimiento en el portón de la entrada de la cárcel de Najayo, lo cual es habitual en días de visitas, y más si es domingo. Otro ingrediente que hizo más movido el ambiente, fue la gran cantidad de periodistas que buscaban informaciones. Precisamente fue el afán noticioso que les hizo pensar que tenían algo grande a manos con un pleito que hubo. Pero fue grande la decepción cuando alguien vociferó: “Esto no tiene que ver con Odebrecht”. En efecto, la refriega era entre dos vendedores.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese