Responsabilidad de los bancos en el resguardo y seguridad del patrimonio de los ahorristas

$!Responsabilidad de los bancos en el resguardo y seguridad del patrimonio de los ahorristas

Contar con conductas éticas, morales e irreprochables, es de gran beneficio, no solo cuando somos funcionarios públicos u ocupamos algún puesto de trabajo en la banca o empresa privada, sino generar un estilo de vida con conductas basadas en los principios y valores éticos y morales que nos ayuden a definir y conducir nuestro porvenir como personas aceptablemente probadas.

Sin embargo, en materia bancaria, las instituciones bancarias o entidades financieras, no solo deben basar la seguridad de los haberes de los clientes bancarios en el código de ética que deben cumplir los empleados de sus organizaciones o en las medidas preventivas que deben tomar sus clientes, sino que cada entidad bancaria debe ser garante de la confianza que le confieren la cartera de clientes, al depositar en sus compañías sus patrimonios con los que cuentan para ser resguardos, que en muchas oportunidades son producto del esfuerzo de su trabajo, de años de ahorros, y de pensiones que muchas veces no logran disfrutar, hasta significativas utilidades provenientes de grandes inversiones de capitales.

En los casos de corrupción comprobados en delitos cometidos por empleados bancarios, donde se manifiestan conductas reprobadas por la falta de ética y moral al aprovecharse del cargo para obtener beneficios extras en contra de las buenas costumbres, los estatutos internos de la entidad bancaria, la ley contra la corrupción y del marco constitucional del país, manifiesta la integración de la delincuencia organizada, debido a que no solo intervienen los actores trabajadores de la banca, sino que detrás de cada uno de esos actos de corrupción, se encuentran otros actores que forman parte de la misma red delictiva.

En vista que no se dispone de mecanismos para comprobar los niveles de ética y moral que tienen los empleados al momento de ser contratados, y el seguimiento que se les debe hacer en el transcurso de su desempeño laboral, aunado a que en el perfil del corrupto se establecen algunas características que conllevan a conductas delictivas que pueden hacer desviar la atención de los supervisores, accionistas, y aún al mismo cliente bancario a fin de no ser descubiertos, es necesario que cada entidad financiera, diseñe e implemente sus propios mecanismos de prevención a fin de tener más efectividad en el resguardo del patrimonio de los usuarios bancarios, que por años han confiado en ellos sus intereses, además de obtener niveles reales de reputación aceptables y comprobables ante toda la comunidad de usuarios de los servicios que ofrece.

Considero que es una gran oportunidad, para proponer ante esta crisis moral y de antivalores evidenciada a nivel mundial, y en especial en la banca, que se hace indispensable propiciar soluciones estructurales a favor de los usuarios bancarios, que no solo descansen en la construcción de un código de ética y conducta de los empleados, sino en herramientas automatizadas y parametrizables que permitan levantar alertas tempranas para impedir irregularidades, que van desde la usurpación de la identidad física y electrónica, hasta casos descarados de transacciones efectuadas por los mismos empleados bancarios donde los clientes ni siquiera conocen de ese proceder, entre otros.

En vista del alto desarrollo tecnológico que dispone la banca en la actualidad, y de los servicios que ya se han migrado a la web, es imprescindible que los bancos inicien programas de concienciación que generen mayores niveles de confianza en los ahorristas a fin de que estos puedan explotar el uso masivo de la banca electrónica que incluye los servicios por la banca por internet o internet banking, para ser más efectivos, expeditos, y obtener los rastros de auditorías de cada una de las transacciones y operaciones que se generen en torno al uso de los instrumentos financieros de cada usuario bancario posee y que éste sea advertido oportunamente antes de la ocurrencia del posible fraude.

Es conveniente advertir, que mientras más servicios sean migrados a la plataforma electrónica, disminuirán las dificultades y contratiempos generados por operaciones que hoy se hacen de manera presencial en las instalaciones físicas de cada Banco, que generan grandes pérdidas de horas hombre frente a las taquillas.

Al mismo tiempo, al hacer uso masivo de la banca electrónica, los Bancos deben generar aceptables niveles de seguridad y de políticas de prevención para mitigar los riesgos que puedan suscitarse por el surgimiento de nuevas modalidades de delitos electrónicos, y concienciar a sus clientes sobre lo que implica concebir nuevos patrones y acciones en el uso de los servicios electrónicos y las medidas preventivas que deben tomar para evitar ser víctimas de fraudes.

Esas soluciones antes mencionadas, no solo impactarían como beneficio a los ahorristas, sino que también serán una motivación al ente supervisor, la Superintendencia de Bancos, para hacer revisiones internas del marco legal, y exigir mejores y mayores controles a la banca, debido a que ante la aparición de ciertas tipologías delictivas, dichas entidades tomen las acciones pertinentes a fin de cerrar los huecos de seguridad (físico o virtual) detectados. Así como, fortalecer las unidades donde los ahorristas (como débiles jurídicos) puedan acudir para efectuar los respectivos reclamos en los casos donde se vean vulnerados sus intereses, ya que no tienen acceso a la información interna de rastros de auditoría que manifiesten la verdad del asunto y les puedan dar una respuesta justa y oportunas a las situaciones reclamadas o denunciadas.

La seguridad es de todos...

La autora es especialista en anti-fraudes en la banca

lilacarolina@gmail.com

+ Leídas