Espejo de papel - Las vacas eléctricas

Segura sostiene que los ataques a su gestión obedecen a sectores interesados en comprar las distribuidoras a precio de vaca muerta. Las vacas valen por la eche que puedan producir. Los negocios poseen el valor que sus estados financieros reflejen. Las distribuidoras tienen serios problemas de ingresos, costos y deudas. En realidad, siguiendo la metáfora ganadera del señor Segura, las distribuidoras son vacas de ubres secas a las que nos les sirve ni el cuero. El traspasarlas al sector privado, como pago de la deuda atrasada, es el mejor de los negocios podríamos hacer. Las vacas eléctricas las mató el Estado hace tiempo.

hfigueroa@diariolibre.com
20090728 http://www.diariolibre.com

+ Leídas