Pensar y sentir del ser humano

Dicen muchos que la culpa no cae al suelo. ¿Caeré sobre quién? Me dicen también que “la culpa es de una mujer que nunca se cae al suelo”. ¡Válgame Dios...! Lo importante es saber, creo yo, que el pensar y sentir es de todos los humanos, porque me decía un amigo que hay una sentencia que lleva y que no entra en la reflexión. ¿De quién será la culpa si llegamos tarde a la casa, al trabajo...? Y si tenemos problemas con un vecino ¿de quién será la culpa? ¿Él o quién será el peligroso? Y si tenemos problemas con un hijo, ¿será de quién, de él o mía? Desde luego, lo más fácil es echarle la culpa a otro.

Para muchos es difícil pensar y sentir cuando te dicen que eres un extraño, que no conoces las leyes, que el gobierno es bueno o malo, que tus hijos adoran drogas, que no alcanzarás la meta porque tu jefe impone cosas absurdas y llegas tarde al trabajo porque vives lejos de la ciudad y no tienes ni un carro, ni siquiera una motoneta. Como ves, la culpa no cae al suelo, aunque ni siquiera a la basura.

Y hablando de basuras: Las recogen cada día y en unos pocos minutos, los fulanos la vuelven a tirar a plena calle. Por eso pocos reconocen sus errores, sus metidas de patas. Y en una oficina, cuando vas a mediodía a recoger algo, te dicen que vuelvas mañana porque ese empleado salió a desayunarse y luego a recortarse el cabello. No sé por qué, los dominicanos de hoy día piensan y actúan de una forma culpable. Ayer, caminando por la avenida Independencia había en pleno frente-espacio uno lavándose el pelo y el agua sucia caía frente a una tienda y se lo secó allí mismo, y nadie dijo nada, ni la Policía se lo llevó enjaulado. ¡Oh mi Dios...!

Por eso me parece que los que piensan y actúan así no son ni animales, sino una partida de porquerías. De arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba, de norte a sur, de este a oeste, hay muchas culpas en un país que yo quiero tanto, por eso me quejo y protesto a cada rato.

Protesto y protesto cada día porque tengo mi sentir por esta patria y mi pensar porque todo sea correcto.

+ Leídas