20170617 https://www.diariolibre.com
Santo Domingo:<br />La revuelta de los condenados

Este libro del escritor estadounidense Dan Kurzman, es un relato periodístico acerca de uno de los sucesos históricos más relevantes del siglo XX en la República Dominicana: la Revolución de Abril de 1965. Fue publicado originalmente en inglés en noviembre de 1965, con el título Santo Domingo: Revolt of the Damned. Al año siguiente, 1966, se publicó en Barcelona, España, la primera edición en español.

En el año 1965, cuando estalló la guerra civil, Kurzman (1922-2010) ya era un avezado corresponsal que había trabajado para prestigiosos periódicos y agencias de noticias estadounidenses. Durante la década del cincuenta hizo reportajes en Europa, Medio Oriente y América Latina. En cuanto a sus libros escritos hasta ese momento, se encuentran: Kishi and Japan: The Search for the Sun (1960), que fue galardonado con el Premio del Club de Prensa de Ultramar como mejor libro sobre asuntos exteriores; y Subversion Of the Innocents: Patterns of Communist Penetration of Africa, the Middle East and Asia (1963). Posteriormente, en la década del sesenta, se orientó a escribir libros sobre historia militar. Publicó su último libro en el año 2007, a los 85 años, titulado A Special Mission: Hitler’s secret plot to seize the Vatican and kidnap Pope Pius XII. Falleció en Manhattan, Nueva York, el 12 de diciembre de 2010.

El autor, antes de los sucesos de 1965, ya había estado en repetidas oportunidades en la República Dominicana: en 1962 vino varias veces como corresponsal de The Washington Post —en diciembre cubrió las elecciones en las que resultó electo presidente el profesor Juan Bosch—, y regresó en septiembre de 1963 en razón del golpe de Estado que derrocó a Bosch. Es decir, a Kurzman no le era desconocido nuestro país, que en ese entonces tenía poco más de 3,800,000 habitantes, en su mayoría muy pobre, y que había sufrido recientemente una de las más crueles dictaduras de Latinoamérica.

El libro está escrito con la técnica del relato periodístico. El material recabado para su elaboración proviene de las conversaciones y experiencias que, como reportero, sostuvo Kurzman en la República Dominicana durante esos trágicos eventos. Es destacable señalar que el que escribe este relato es un «hombre de mundo», alguien que ha viajado y conocido los procesos socio-políticos de muchos países de diferentes regiones del planeta, incluyendo Latinoamérica, lo que le proporciona una visión y un entendimiento de los procesos revolucionarios del Tercer Mundo, como pocos intelectuales, periodistas o políticos estadounidenses de su tiempo podían ostentar.

Para este periodista estadounidense, las revoluciones en Latinoamérica no podían evitarse, sin embargo, sí se podía diferenciar si estas eran «pacíficas y democráticas, o violentas y posiblemente comunistas». En el contexto geopolítico mundial de la década del sesenta del siglo XX, enmarcado en el enfrentamiento ideológico y propagandístico entre las superpotencias: los Estados Unidos y la Unión Soviética; esa diferenciación no era baladí. Los gobiernos de Moscú y Washington D. C. no estaban por la labor de permitir que su respectivo rival pudiese adquirir influencia en su esfera de hegemonía. En el caso de los Estados Unidos, la victoria de la Revolución Cubana había significado un duro revés en el mar Caribe, que desde finales del siglo XIX ya consideraban como un mare nostrum. Por lo que de ninguna manera, desde el punto de vista estadounidense, permitirían un nuevo revés en su zona de influencia. Así de rígidas eran las relaciones internacionales durante la Guerra Fría.

Para Kurzman, con la intervención militar estadounidense en Santo Domingo, el Gobierno de los Estados Unidos actuó con la intención, no solo de detener al comunismo, sino también a la revolución; razón por la cual es muy crítico con la administración de Lyndon B. Johnson, sucesor del malogrado presidente John F. Kennedy. Ante ese hecho, se cuestiona el autor: ¿Deben intervenir los Estados Unidos con fuerzas armadas, especialmente cuando el papel del comunismo en la revolución no está del todo claro?, si la respuesta es afirmativa, repregunta ¿Cuál debe ser el papel de los Estados Unidos en esa revolución?

Esta obra, excelentemente prologada por el Lic. Adriano Miguel Tejada, vicepresidente de la Academia Dominicana de la Historia, debe ser lectura obligada para toda persona que quiera conocer un suceso que, aunque hayan transcurridos más de 58 años, sigue estando muy vigente en la memoria colectiva de los dominicanos. Evidencia de ello es que, en junio del año pasado, en el marco de la Asamblea General de la OEA —que se celebraba en nuestro país—, el presidente Danilo Medina pidió «que se apruebe una resolución de desagravio a la República Dominicana por el desempeño de la OEA durante la revolución de abril de 1965».

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese