Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Bajó la temperatura

Está claro que el asunto haitiano sigue como la piedra en el zapato en una relación bilateral que tiene muchas más luces que sombras.

Estados Unidos envió a un personaje muy particular a bajar la temperatura en las relaciones bilaterales con la República Dominicana. Se trata de la general Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos, o sea, la que controla el aparato militar estadounidense de México para abajo. No enviaron a un diplomático o a un funcionario, sino que vino el militar de mayor rango en la región.

Estados Unidos nunca ha sido muy sutil en sus mensajes y una vez lo demuestra en la práctica. Tras unas semanas de tensión y calenturas innecesarias, Richardson aterrizó aquí para calmar las aguas y decirle al gobierno dominicano que no se deje alterar por las voces fatalistas que llevan todo a los extremos. 

Está claro que el asunto haitiano sigue como la piedra en el zapato en una relación bilateral que tiene muchas más luces que sombras. Creo que la general Richardson vino con la encomienda de garantizar que esa realidad no varíe porque no se ha consumado una salida contundente y rápida a la crisis en Haití. Incluso, el ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos en República Dominicana, Alexander Titolo, se sumó a la línea de mensaje y afirmó que “nuestra relación es más fuerte que nunca bajo el liderazgo de Luis Abinader”, un espaldarazo a la gestión presidencial, que se veía sin una salida clara a la crisis pública con este importante socio.

Entonces Estados Unidos ha pedido disculpas a su forma y hablado con claridad de que la relación con República Dominicana está sólida, a pesar de incidentes como el de la Central o informes por el manejo migratorio. Ambos países saben que hay mucho más en juego que esos desencuentros, por lo que sentarse a conversar con una general como Richardson le ha venido bien a todos.

Encontraron una forma y bajó la temperatura. Eso es lo importante en estos momentos. A ninguno de los dos lados le conviene un pleito y dar de comer a los nacionalismos extremos. La ruta hacia las relaciones constructivas se ha retomado y me parece que algo bueno saldrá para solucionar el incómodo tema haitiano.

TEMAS -

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.