20180505 https://www.diariolibre.com

El ministro de Trabajo recién informó que avanzan las negociaciones obrero-patronales para la modificación del Código Laboral de 1992, un anuncio que en sí no aporta nada porque se trata de discusiones a puertas cerradas, en las que los “dirigentes” sindicales participantes reeditan su vieja práctica del secretismo y de los acuerdos de aposento. Total que da lo mismo, pues no son verdaderos representantes de los intereses de los trabajadores; son burócratas a los que el pasado primero de mayo escuchamos gritar por alza salarial y en contra del costo de la vida sin que nadie les hiciera caso, porque no tienen incidencia entre los asalariados, mientras la patronal ríe con la muela de atrás y se sirve con la cuchara grande.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese