Seis años de luz y sombra

Hay analistas que no reconocen nada positivo a los gobiernos de Medina y avizoran catástrofes; otros resaltan más logros de la cuenta. Opino que no se puede ser tan tremendista y verlo todo malo, ni tan optimista como para pintar un jardín de rosas. Han sido seis años de luces y sombras. Tres sombras. 1. Seguridad ciudadana; 2. Corrupción; 3. Deuda pública. Tres luces. 1. Visitas sorpresa (reconocidas por FAO y PNUD), 2. Crecimiento de 275% de los proveedores del Estado, con lo de transparencia que ello implica; 3. Estabilidad económica y reducción del déficit fiscal. Mirarlo todo malo o todo bueno es obra de ociosos. Y ya lo dijo William Cowper: “El ocioso es reloj sin manecillas; tan inútil si marcha, como si está parado”.

+ Leídas