20180911 https://www.diariolibre.com

Al llamado a consultas a la embajadora de EEUU en la RD hay que prestarle atención, pues es un mensaje de disgusto por las relaciones diplomáticas de República Dominicana y China Popular. Ojalá que Robin Bernstein no regrese con la encomienda de objetar nuestros vínculos con los chinos, o que le coja con confrontar al representante de esa nación y se arme un tira y jala desde nuestro territorio. Aboguemos para que se continúe trabajando sin contratiempos en la agenda bilateral, en beneficio de ambos pueblos, pero debe quedar claro que al entablar estas relaciones hicimos uso de nuestro derecho a la soberanía y autodeterminación, para lo que no necesitamos pedir permiso al Tío Sam.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese