¿Por qué no a Bosch?

El Partido de la Liberación Dominicana está desgarrándose las vestiduras, porque unos ladronzuelos robaron una estatua de bronce de la tumba del profesor Juan Bosch, en el cementerio de La Vega.

Robar piezas de metal para venderlas a las fundiciones que, a su vez, las venderán en el exterior, es el deporte nacional con la mirada complaciente de las autoridades y, a veces, con su patrocinio.

Aquí se han robado cientos de millones de dólares en cables de las telefónicas, las espadas de héroes de la independencia, las tapas de las alcantarillas y mil cosas más que afectan a la ciudadanía, y el PLD con todas las herramientas del poder, no ha mostrado la disposición de acabar con esos delitos.

Claro que hay que condenar el robo en la tumba de Bosch, pero el pueblo agradecería más una posición firme del partido de gobierno y del Gobierno contra el robo de metales.

Por supuesto que el país necesita exportar metales, pero los legítimos, no los frutos del robo y de la complicidad.

De seguro que las autoridades apresarán a los ladronzuelos que robaron la estatua de la tumba de Bosch, pero las telefónicas han perdido la voz pidiendo que terminen con el crimen de dejar sin teléfono a miles de usuarios, y nada se ha hecho.

Las lágrimas de cocodrilo del PLD tuvieran otro destino, y fueran aceptadas por la ciudadanía, si de verdad se comprometieran a acabar con esa práctica lesiva a nuestra economía y fomentadora del crimen.

atejada@diariolibre.com

20140317 http://www.diariolibre.com

+ Leídas

+ Leídas