Soluciones para el tránsito

Diario Libre se reserva el derecho de publicar, extractar o resumir las cartas. No se mantendrá correspondencia con sus autores.

La señalización tanto vertical como horizontal es utilizada para organizar el tránsito tanto vehicular como peatonal. Lamentablemente dichas señalizaciones son escasas en muchas calles de nuestras ciudades.

A propósito de su editorial: “Tapones y bienestar”, me hago eco de su llamado, y con mi planteamiento no es que se resolverá el problema, pero por lo menos lo atenuaría y me parece agilizaría bastante el tránsito.

Entre las facultades de un Cabildo, están “ordenar el tránsito de vehículos y personas en las vías urbanas y rurales”, sin embargo, tengo entendido es el MOPC quien “propone y maneja las leyes y normas, y el ejecutor de dichas obras”.

Mi sugerencia es que, en el caso de muchas calles en su intersección con grandes avenidas, bien pudieran crearse tres carriles en por lo menos una a dos cuadras antes de dicha intersección, con avenidas de mayor tránsito.

Para muestra un ejemplo. En la Gustavo Mejía Ricart, entre la calle Máximo Avilés Blonda y la Av. Winston Churchill, hay una distancia de 424.14 metros; si tomamos un largo promedio de 2.50 metros para un vehículo estándar, quiere decir que en dos carriles cabrían 339 vehículos. En cambio, en tres carriles este número se eleva a 509; por lo tanto, tendríamos 170 vehículos adicionales movilizándose en el mismo tramo de calle. Con esto se agilizaría la circulación en la Gustavo Mejía Ricart, con las intersecciones de la calle Virgilio Díaz Ordóñez y la Av. Winston Churchill, y no solo se hace más eficiente el uso del espacio sino también el del semáforo, al haber tres hileras en lugar de dos cruzando por dichas intersecciones. De replicarse en todas las calles cuyo ancho lo permita, se lograría un gran ahorro del tiempo de los ciudadanos y de combustible; y me iría un poco más allá, tendríamos menos contaminación por smog.

Iván Antonio Álvarez Viñas

+ Leídas