• 1

BIENESTAR
| 14 MAR 2018, 12:00 AM

Depresión, Suicidio y Atención Primaria


Image
20180314 https://www.diariolibre.com

La depresión en la infancia y adolescencia es frecuente y pocas veces diagnosticada. Situación que se prolonga en el tiempo con consecuencias graves. Los profesionales de atención primaria (pediatras, médico familiar, enfermeras, educadores y otros), deberán tener los conocimientos básicos para diagnosticarla o sospecharla antes de que sea tarde.

Según la OMS en el año 2012 el suicidio secuela de la depresión, fue la segunda causa de muerte en jóvenes entre los 15 y 29 años. Y, en España, fue también la segunda causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años, al mismo nivel que los accidentes de tránsito, y solo por debajo del cáncer de cualquier tipo (INE 2014 y 2015).

Después de la pubertad la depresión es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, con relación al suicidio, aunque la mujer lo intenta más, el hombre logra más veces su objetivo. Con un enfoque correcto y un trabajo coordinado entre el médico, el paciente, la escuela y la familia, los resultados son muy buenos. Se sospechará depresión en todo niño (a) que presente, aburrimiento, cansancio, poco interés por las actividades que antes le gustaban, baja estima, cambios en su alimentación, molestias, dolores y nauseas sin causa justificable y pensamiento o ideas recurrentes sobre la muerte y el suicidio entre otros síntomas.

Del 3% al 9% de los teenagers reúnen los criterios de depresión en algún momento, y, al final de la adolescencia hasta el 20% de ellos, si no son tratados, serán depresivos para el resto de sus vidas. La mayoría de los estudios revelan, que solo 1 de cada 4 adolescentes con depresión es diagnosticado, lo que obliga a los padres, pediatras y otros profesionales de atención primaria a conocer más sobre ésta enfermedad y el suicidio, que es ya un problema de salud pública.

Debemos conocer las guías y directrices para poder identificar el problema y así ayudar a niños y adolescentes desde los 10 hasta los 21 años. Debemos saber interpretar las pautas de los expertos del comportamiento quienes reiteran que el diagnóstico de la depresión debe ajustarse a los indicadores señalados en el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de los trastornos Mentales (DSM-5). Es un reto para los que trabajamos con la población infantil. Porque todo niño (a) depresivo sin tratamiento, será un adolescente o adulto depresivo con todas sus consecuencias, una de ellas el suicidio.

REFERENCIA: Improving Recognition of Adolescent Depression in Primary Care. Rachel A. Zuckerbrot, MD, Peter S. Jensen, MD. Review Article, july/2006.

El autor es pediatra. Puede hacer sus preguntas

por email a marcosdiazguillen@gmail.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese