BIENESTAR
| 13 OCT 2017, 12:00 AM

Los tratamientos contra el cáncer triplican el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular


Image
20171013 https://www.diariolibre.com

Desde hace años se sabe que los niños y jóvenes que han presentado un cáncer y sobreviven tienen una mayor mortalidad a largo plazo. Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son una de las principales responsables de este hecho. Pero también los adultos que presentan un proceso neoplásico y reciben unos determinados tratamientos incrementan de forma significativa el riesgo de presentar una ECV.

Un tratamiento contra el cáncer tiene efectos secundarios y no sólo los evidentes y conocidos, como por ejemplo la pérdida de cabello a causa de la quimioterapia. Muchos de los tratamientos que reciben los pacientes con cáncer triplican el riesgo de que sufran enfermedades cardiovasculares.

Se ha subrayado que el porcentaje de complicaciones cardíacas varían en función de la edad y del tratamiento pero se ha constatado que “entre un 9 y un 30% de los pacientes que reciben antraciclinas tienen disfunciones cardíacas”.

Los datos muestran que hay más referencias de este problema en mujeres (casos de cáncer de mama), aunque “es verdad que la enfermedad cardiovascular suele tener peor pronóstico en mujeres mayores”. Los pacientes con cáncer no deben descuidar el control de su tensión arterial y seguir tomando su medicación, aunque a veces tenga que ser modificada porque “el cáncer no es una excusa para dejar de tener un estilo de vida saludable, de hecho, favorece evitar los riesgos cardiovasculares”.

La radioterapia que incluye zonas del corazón forma parte del tratamiento habitual de muchos tumores malignos, sobre todo linfomas y carcinomas de mama, esófago y pulmón. En la radiación curativa o paliativa hay riesgo de efectos clínicos graves agudos y tardíos para el corazón. El aumento de mortalidad cardíaca puede ser mayor que la reducción del riesgo de recidiva o de muerte por el cáncer, y la administración de dosis inferiores a las convencionales, usadas para evitar la toxicidad cardíaca, puede incrementar el riesgo de recidiva.

La creciente vigilancia y el mayor conocimiento de las complicaciones cardiovasculares del cáncer pueden mejorar la calidad de vida y la supervivencia en muchas enfermedades oncológicas.

¡Cuida de ti y los tuyos!

La autora es cardióloga

claudiaalmonte@hotmail.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese