COVID-19 causaría que 130 millones de personas sufran de hambre a finales del 2020

  • La Oficina Nacional de Estadística realizó la conferencia “Consolidación de la Seguridad Alimentaria en la República Dominicana en tiempos de COVID-19”
$!COVID-19 causaría que 130 millones de personas sufran de hambre a finales del 2020
En el caso de América Latina y el Caribe podría alcanzar un 9.5 % de la población en 2030.

Guadalupe Valdez, embajadora Especial “Hambre Cero” de la FAO para América Latina y el Caribe, expresó este miércoles que para finales del 2020, el COVID-19 podría empujar entre 80 y 130 millones de personas a sufrir de hambre en todo el mundo, según la organización que representa.

En el caso de América Latina y el Caribe, Valdez explicó que la situación podría empeorar, porque es la región del mundo donde la inseguridad alimentaria ha aumentado con mayor rapidez y que tiene un estimado de que podría alcanzar un 9.5 % de la población en 2030.

La embajadora ofreció estas declaraciones en la Conferencia Nacional de Estadística, que realizó la Oficina Nacional de Estadística (ONE), la cual tuvo como tema central, “Consolidación de la Seguridad Alimentaria en la República Dominicana en tiempos de COVID-19”, impartida por Ricardo Rapallo oficial de seguridad alimentaria y nutricional (FAO).

Anina del Castillo, directora del Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), destacó que antes de la pandemia más de 800 mil personas a nivel mundial pasaban hambre y que 9, 900 millones de alimentos deberán producirse para satisfacer a las personas por el impacto del COVID-19.

Romer Vargas, secretario técnico para la Soberanía y la Seguridad Alimentaria Nacional, habló sobre los sistemas de información y su uso para la toma de decisiones oportunas que contribuyan a asegurar la cadena de valor a la producción de alimentos a nivel nacional.

Los panelistas de la conferencia, Ricardo Rapallo, Guadalupe Valdez, Anina del Castillo, Romain Siroi, Matilde Chávez de Álvarez y Romer Vargas, expusieron las diferentes perspectivas de la seguridad alimentaria en el país y a nivel mundial poniendo de ejemplos los programas que se realizan a través del Gobierno.

La directora de la ONE, Alexandra Izquierdo, en el inicio de la conferencia, expresó que la seguridad alimentaria en tiempos de COVID-19 constituía uno de los desafíos más importantes de la época y que necesitara respuestas integrales basadas en informaciones estadísticas que sustenten la hoja de ruta de una crisis sin precedentes.

Afirmó que la pandemia ha creado una mayor conciencia sobre la seguridad alimentaria entre los productores, empresas, los gobiernos y consumidores y que advierte, al mismo tiempo, que está afectando a los sistemas alimentarios mundiales, lo que perturba la cadena de valor agrícola a nivel regional con una presentación de riesgos para la seguridad alimentaria de los hogares.

Ricardo Rapallo, en su intervención, explicó el derecho a la seguridad alimentaria que tienen las personas, la cual es un objetivo estratégico y una obligación del Estado de cada país garantizar el acceso, disposición, consumo y producción.

Expresó que la cantidad de personas que padecen hambre en el mundo se ha triplicado a causa del COVID-19. De 83 a 132 millones de personas adicionales podrían estar con hambre actualmente en el mundo, de la cual hay una cantidad importante en América Latina.

Con la realización de este evento, la ONE busca fortalecer el compromiso técnico y político en el uso de datos estadísticos oportunos y de calidad para la formulación de políticas públicas que contribuyan a mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición en el país, precisamente en momentos en que la nación se ve afectada por la pandemia del coronavirus.

Asimismo, el representante del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) en la República Dominicana, Romain Siroi, en su participación en la conferencia, expresó que el programa es la principal organización humanitaria que lucha contra el hambre en el mundo con un presupuesto anual de ocho mil millones de dólares.

En conjunto con la FAO, los programas de las Naciones Unidas ofrecen apoyo a los países en recolección y análisis de estadísticas de seguridad alimentaria para comprender mejor los retos de disponibilidad, acceso y estabilidad de una alimentación sana, lo que contribuye al diseño de políticas y programas alimentarios.

Siroi explicó que las personas que tienen incapacidad temporal de poder cubrir sus necesidades alimentarias, son catalogadas como una situación de emergencia.

Matilde Chávez de Álvarez, directora del Sistema Único de Beneficiarios (Siuben), habló sobre la escala latinoamericana y caribeña de seguridad alimentaria y definió la seguridad alimentaria y todas sus vertientes a nivel mundial, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La directora sostuvo que en el programa de gobierno se ha estado trabajando con la FAO y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en la parte de la nutrición de la niñez, entregando suplementos alimenticios para los programas que la institución provee a las 800 mil familias que lo conforman.

Afirmó que la inseguridad alimentaria es una situación que limita a las personas al acceso de alimentos, lo que afecta la calidad de vida de las personas.

“En función a todo esto nosotros estamos trabajando, viendo esto como un problema que forma parte de la población y que, por lo tanto, necesitamos identificar con exactitud cuáles eran esas poblaciones que eran vulnerables. Hoy el país cuenta con esa información detallada a nivel de hogar y con ella es que hemos construido el programa para el desarrollo de políticas efectivas”, expresó Chávez de Álvarez.

Afirmó que el programa forma parte de un Gabinete Social que tiene el país, el cual posee tres instituciones, el Siuben, Progresando con Solidaridad y Adess, que es la administradora de subsidio social, la cual es la entidad pagadora, a través de la cual se realizan los subsidio de “Comer es Primero”, “Bono Gas”, “Bono Luz” y “Quédate en Casa”.

La directora de la ONE Alexandra izquierdo, en sus palabras de clausura, expresó que la agenda pública se ha podido percatar de que la seguridad alimentaria es uno de los grandes desafíos de la actualidad y que las estadísticas oficiales pueden ayudar al país a través de las diferentes encuestas que se realizan en los diferentes ámbitos de la economía.

Afirmó que la ciudadanía hoy en día está siendo desafiada por el virus del COVID-19, que ha paralizado y ha obligado al mundo a reinventarse, de modo que se están buscando nuevas formas de ser productivos y autosuficientes para sobrellevar el panorama.

20200729 https://www.diariolibre.com

+ Leídas