EE.UU. declara la extinción de 23 especies animales

  • Entre ellos se encuentra el llamativo pájaro carpintero real
$!EE.UU. declara la extinción de 23 especies animales
Un espécimen de picamaderos picomarfil o carpintero real se muestra en la Academia de Ciencias de California, en San Francisco, el viernes 24 de septiembre de 202. El gobierno de Estados Unidos declaró extintas en septiembre de 2021 a esta ave y otras 22 especies de animales.

El Gobierno de Estados Unidos propuso este miércoles la declaración de extinción de 23 especies animales, entre ellos el pájaro carpintero de pico de marfil, de la que responsabilizó al cambio climático y la desaparición de sus hábitat naturales.

El anuncio lo hizo el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU., que asegura que estas especies deben salir de la Lista de Especies en Peligro dado que se han extinguido.

El pájaro carpintero de pico de marfil, quizá el más conocida de los animales declarados extintos, solía encontrarse en los pantanos de Arkansas, Luisiana, Misisipi y Florida.

Otras de las especies mencionadas en el reporte oficial son varios tipos de mejillones del sureste de EE.UU., once aves de Hawai y dos pequeños peces endémicos de Ohio y Texas.

“Con el cambio climático y la pérdidas del hábitat natural cada vez más especies están al borde de la desaparición, es el momento de ser más proactivos e innovadores en los esfuerzos para salvar la fauna de Estados Unidos”, indicó la secretaria de Interior, Deb Haaland, en un comunicado.

Estos 23 animales fueron añadidos a la lista de especies protegidas en la década de 1960.

Los científicos de la agencia señalaron, no obstante, que los esfuerzos de protección son efectivos, y recordaron que desde 1975 casi medio centenar de animales han salido de la lista de especies protegidas, entre ellas el águila calva o el pelícano pardo.

Otros, como la almeja de Marshall, un bivalvo de agua dulce que vivía en el sureste de Estados Unidos, apenas fueron identificadas sobre el terreno unas pocas veces y nunca vistas de nuevo, lo que supone que para cuando recibieron un nombre ya se estaban desvaneciendo.

Los factores tras sus desapariciones varían: demasiado desarrollo, contaminación de aguas, deforestación, competición con especies invasoras, aves cazadas por sus plumas y animales capturados por coleccionistas privados. En todos los casos, la causa definitiva fue el ser humano.

Otra cosa que compartían era que las 23 tenían al menos una pequeña posibilidad de sobrevivir cuando fueron incluidas en la lista de especies amenazadas, a partir de la década de 1960. En el casi medio siglo desde que se firmó la Ley de Especies en Peligro, apenas 11 especies se habían retirado por extinción. El anuncio del miércoles daba inicio a un periodo de consultas de tres meses antes de que el cambio se hiciera definitivo.

En todo el planeta se ha documentado la extinción de 902 especies. Se cree que la cifra real es mucho mayor porque algunas nunca fueron identificadas, y muchos científicos alertan de que la Tierra vive una “crisis de extinción” en la que desaparecen tipos de flora y fauna 1.000 veces más rápido que antes.

Es posible que alguna de las 23 especies del nuevo anuncio puedan reaparecer, según varios científicos.

John Fitzpatrick, biólogo de aves en la Universidad de Cornell y autor principal de un estudio de 2005 que afirmaba que se había identificado al carpintero real en el este de Arkansas, dijo que era prematuro declararlo extinto tras invertir millones de dólares en búsquedas y conservación de hábitat.

“Mantenerlo en la lista de especies amenazadas mantiene la atención sobre él, mantiene a los estados pensando en gestionar el hábitat en caso de que aún exista”, afirmó.

La declaración atendía a recomendaciones acumuladas a lo largo de los años para actualizar la designación de diferentes especies, según agentes federales. Retirar a estas especies de la lista, señalaron, liberaría recursos para esfuerzos de conservación sobre el terreno para especies que aún tienen posibilidades de recuperarse.

Desde 1975, 54 especies han salido de la lista de peligro tras recuperarse, como el águila calva, el pelícano pardo y la mayoría de ballenas jorobadas.

El cambio climático complica la recuperación al provocar sequías, inundaciones, incendios forestales y cambios de temperatura que agravan las amenazas que ya enfrentaban las especies.

También ha cambiado la forma de salvarlas. El objetivo ya no son especies concretas, sino preservar su hábitat, lo que protege a toda la fauna y flora del lugar.

“No tenemos los recursos para impedir las extinciones de forma unilateral”, explicó la bióloga Michelle Bogardus, del servicio de vida silvestre de Hawai. “Debemos pensar de forma proactiva en la salud del ecosistema, en cómo lo mantenemos, dadas todas estas amenazas”.

20210929 https://www.diariolibre.com

+ Leídas