En la cocina|21 nov 2012, 12:00 AM|POR Himilce Amelia Tejada

Otras frutas prohibidas de Navidad

Los higos y los dátiles se cultivan desde tiempos inmemoriales.

SANTO DOMINGO. Así como las manzanas, peras y uvas nos dan una ligera idea de que se acerca la Navidad, cuando nos encontramos con éstas, y además secas, ¡ya lo tenemos bien claro!

Tienen sus seguidores incondicionales y otros tantos, que requieren práctica hasta acostumbrarse. Lo que muchos no saben es que estas frutas, secas y arrugadas como son, han acompañado al hombre en la historia de la Humanidad. Y solo por eso, merecen un artículo aparte.

Dátiles:

Hace más de 5000 años, la palmera datilera ya se cultivaba en Babilonia y Egipto. Era adorada como árbol sagrado y el símbolo de la paz. Durante la antigüedad griega y romana, las hojas de la palmera se consideraban símbolos de victoria y tiene algunas menciones estelares en pinturas, libros y relatos de esas culturas. Aunque existen unas 1200 diferentes especies de palmas, ésta en particular es el árbol más importante de los oasis. Para crecer necesita un clima muy caluroso y seco pero también mucha agua. El desierto no sería habitable sin dátiles ni camellos. En Arabia existe una vieja leyenda: cuando Dios creó al hombre, le sobró algo de esa materia tan especial y con ella dio entonces forma a la palma datilera.

Los dátiles ocupan el 12vo lugar en la lista de producción mundial de frutas. En sus países de origen, de la planta datilera se utiliza prácticamente todo. La mayor parte de los dátiles que se ofrecen en estos mercados son secos, empleándose preferentemente en la preparación de postres dulces especiales de navidad.

El almacenamiento de los dátiles secos no plantea ningún problema, aunque es conveniente conservarlos en un envase hermético y en un lugar fresco y seco, de esta forma se conservan en perfecto estado entre 6 y doce meses.

Los dátiles contienen mucho potasio, calcio, hierro, magnesio, cobre y fósforo. Las vitaminas que ofrecen son sobre todo la vitamina B y D, pero su mayor aporte es energético, debido al mucho azúcar que contiene.

En sus paises de origen, los dátiles se consumen o junto con nueces y almendras, pero su sabor es también extraordinario con queso y pieles de naranja. En nuestro país, se utiliza como complemento en ensaladas y arroces navideños, combinados con quesos y otros frutos secos y para rollos y postres especiales de Navidad.

Higos:

La patria de los higos se encuentra en el espacio mediterráneo, donde se cultivan desde tiempos inmemoriales y constituyen uno de los alimentos más importantes de la dieta. Fueron los fenicios quienes en la remota antigüedad difundieron esta fruta por todo el "mare nostrum". Además de Turquía, Grecia y España, California es también uno de los mayores productores. La mayor parte de esta gran producción llega al mercado en forma de "higos secos".

Los higos secos son un magnifico suministrador de energía. Endulzan los muesli, cereales y las ensaladas de frutas y son además un ingrediente muy importante del pan de frutas navideño. Si consigue higos frescos, combinan estupendamente con quesos, sobre todo si son ligeramente picantes. Los higos secos son también una base importante para ciertas bebidas alcohólicas, tales como vinos, licores, etc.

Los higos poseen mucho calcio, son asimismo una fuente importante de hierro, por lo que se recomienda a las mujeres embarazadas que los incluyan en su dieta especial. Las dos terceras partes de los higos secos son pura energía debido a la gran cantidad de hidratos de carbono que contienen, con ellos pueden combatirse la perdida de energía y la falta de concentración. Desde hace años se conocen sus efectos laxantes y diuréticos.

Ensalada de frutas con higos

Ingredientes Para 4 raciones

2 naranjas

1 manzana

2 guineos

5-6 higos

2 cucharadas de pasas

40 gramos de azúcar

1 taza de nata

2 cdas. de azúcar

Preparación:

Pelar las naranjas, filetearlas y recoger el jugo sobrante. Pelar todas las frutas, cortarlas en forma de dados o bien en rodajas finas. Incorporar las frutas troceadas y las pasas a las naranjas fileteadas. Espolvorear con azúcar. Dejar reposar algunas horas en un lugar fresco.

Montar la nata y endulzarla con 2 cdas. de azúcar. Cubrir la ensalada de fruta con la nata montada o servir la nata aparte. Esta ensalada de frutas no solo son apropiadas para servir con helado de vainilla, también pueden emplearse para acompañar el queso o como guarnición en platos de carne o ave.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.