Economía|23 mar 2012, 12:02 AM|POR José Javier

Falta voluntad política impide desarrollo del sector industrial

Industriales y Codopyme critican se hable de no pagar deudas
Pavel Isa, Ligia Bonetti, Rolando Guzmán, Andrés Van der Horst y Manuel Labrado durante el conversatorio.
SD. Los industriales lo que han hecho es subsistir en los últimos años, debido a que ha faltado voluntad política para el salto hacia el desarrollo.

Así lo planteó ayer la presidenta de la Asociación de Industrias (AIRD), Ligia Bonetti, en la presentación del libro "4 décadas de desarrollo productivo en República Dominicana, de la autoría de Rolando Guzmán, Manuel Agosin, Magdalena Lizardo y Rafael Capellán.

Bonetti dijo que los gobiernos deben entender que la calidad de vida de los dominicanos no mejora con endeudamiento, sino con la creación de empleos de calidad desde el sector manufacturero. Expuso que se requiere de voluntad política, sin importar partidos ni candidatos para que se entienda que el desarrollo se logra con empleos de calidad, pero no desde el gobierno, sino del sector privado.

La presidenta de la AIRD sostuvo que más que incentivos, lo que necesita el sector industrial es ser competitivo, y si lo puede ser sin incentivos, pues mucho mejor.

A su vez, Circe Almánzar, vicepresidenta de la AIRD, dijo que el sector industrial ha asumido cambios para su desarrollo y citó la creación de tres clusters y desarrollarán otros más en los próximos meses. Además, el sector privado ha impulsado todas las reformas que se han llevado a cabo en el país, la cual en su mayoría han sido fruto del consenso del sector privado. Manifestó que el país vive un momento en que debe hacerse una reflexión profunda y diferente, y en ese sentido, la AIRD desarrolla un congreso del sector industrial para la competitividad del sector.

La obra

Bonetti, al comentar el libro sobre el sector productivo, afirma que en el país no se ha podido construir una base industrial sostenible y competitiva por falta de políticas industriales de largo plazo y por un enfoque de la importancia del sector maufacturero.

Sostuvo que los desmontes arancelarios y los tratados de libre comercio han convertido al país en una de las economías pequeñas más abiertas del mundo, pero perdiendo en la batalla de la balanza comercial.

Aseguró que las vivencias demuestran que en el país se necesita integrar el desarticulado sistema productivo, pues cada sector ha promovido leyes como si estuviera sólo en el espacio, distorsiones que hay que eliminar para lograr un mayor valor agregado, ser más competitivos y aumentar las exportaciones.

Manifestó que en economías en etapas de transición como la dominicana, la conformación de conglomerados productivos es la mejor forma de enfrentar los retos de la competitividad en un mercado abierto.

Bonetti llamó al sector industrial a entrar a esta dinámica, dejar de lado los resabios de desconfianza entre competidores, para saber que es posible la cooperación sin dejar de competir de manera interna.

En el libro se plantean opciones para transitar a esquemas que incentiven a los sectores productivos a través de instrumentos más eficientes, que orienten los subsidios a fallas del mercado específicas.

Deuda y continuidad de Estado

Bonetti consideró que lo dicho por ex presidente Hipólito Mejía de que no pagará la deuda, rompe la continuidad del Estado. Dijo, sin embargo, que "yo tengo que pensar que él lo dijo o relajando o lo sacaron fuera de contexto. Yo pienso que la deuda del Estado es soberana. No se puede jugar con eso". Mientras el presidente de la Confederación Dominicana de Pequeña y Mediana Empresa (Codopymes), Francisco Capellán, calificó esa declaración de catastrófica y preocupante para todos los sectores productivos.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.