FINANCIAL TIMES
| 02 DIC 2016, 12:00 AM

Desplome del PIB de Brasil aplasta esperanzas de cambios de Temer


El presidente de Brasil, Michel Temer.
El presidente de Brasil, Michel Temer.

El nuevo gobierno enfrenta protestas en las calles conforme intenta sacar la economía de una profunda recesión.

La economía de Brasil registró su séptima contracción trimestral consecutiva entre julio y septiembre, enfriando así las esperanzas de que el nuevo gobierno del presidente Michel Temer pudiera diseñar un rápido cambio de la fortuna de la mayor economía de América Latina.

La noticia sobre la economía, con la contracción del producto interno bruto a una tasa anual del 2.9 por ciento durante el tercer trimestre, se produjo después de que, durante la noche, manifestantes libraron batallas campales en las calles de Brasilia en contra de una reforma presupuestaria que estaba siendo sometida a votación en el Senado.

“La recesión/depresión económica actual ha durado un período extraordinariamente largo de tiempo”, escribió Alberto Ramos, un economista de Goldman Sachs, en una nota. “Para el tercer trimestre de 2016, el PIB real estaba al mismo nivel del tercer trimestre de 2010”.

El gobierno pro-empresarial de Temer asumió el poder en agosto después de que la ex presidenta Dilma Rousseff del izquierdista Partido de los Trabajadores fuera destituida por manipular el presupuesto.

Los mercados repuntaron por el optimismo de que el Sr. Temer podría rescatar la mayor economía de América Latina de una mezcla tóxica de recesión, inflación, profundización del déficit presupuestario y aumento del desempleo que dejó la administración de la Sra. Rousseff.

El Sr. Temer respondió presionando al congreso para que aprobara una reforma que congelaría el gasto presupuestario en términos reales a los niveles de 2017 y prometiendo una reforma del extremadamente generoso sistema de pensiones de Brasil y sus leyes laborales.

Pero la recesión en la economía brasileña ha resultado ser más profunda y difícil de eliminar de lo que los mercados esperaban durante el proceso de destitución.

La oficina de estadísticas del gobierno dijo el miércoles que la economía se había contraído un 0.8 por ciento en el tercer trimestre en comparación con los tres meses anteriores.

La mayor contracción intertrimestral de este año estuvo impulsada por un declive intertrimestral del 3.1 por ciento de las inversiones.

La contracción de la inversión revirtió un pequeño repunte en el segundo trimestre y generó dudas sobre la solidez de la recuperación a largo plazo de la economía.

El consumo de los hogares y servicios disminuyó y las exportaciones cayeron un 2.8 por ciento durante el trimestre, en comparación con los tres meses anteriores, mientras que las importaciones disminuyeron un 3.1 por ciento conforme los endeudados consumidores brasileños evitaron salir de compras.

“El PIB acumulado en el año hasta finales de septiembre mostró una disminución del 4 por ciento en relación con el mismo período de 2015. Fue la mayor caída del PIB acumulado para este período entre enero y septiembre desde el comienzo de la serie en 1996”, dijo la oficina de estadísticas.

Los economistas predicen una pequeña recuperación en 2017 de poco menos del 1 por ciento, según una encuesta a analistas realizada por el banco central.

En una nota positiva para el gobierno, el Sr. Temer logró una victoria durante la noche cuando la enmienda constitucional para congelar el gasto presupuestario pasó la primera de dos rondas de votaciones en el Senado.

Pero el gobierno está preocupado por los enfrentamientos ocurridos durante la noche en Brasilia entre la policía y los grupos de izquierda que se oponen a la enmienda, la cual hasta ahora había pasado por el congreso sin enfrentar oposición seria en las calles, dijeron los analistas.

Por Joe Leahy (c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese