ESPACIOS - DISEÑO|26 oct 2012, 12:00 AM|POR Lourdes Irene Fernández, Fotos: Maglio Pérez

A mejores oficinas, mayores resultados

Son muchos los espacios que convertimos en nuestro hábitat, pero a veces no incluimos los laborales.
La iluminación, la distribución del espacio, el mobiliario, la tecnología y los detalles decorativos, son algunas de las claves para garantizar el diseño de una oficina de primera. (La arquitecta Mariel Asencio estuvo a cargo de este espacio situado en Mav Studio).
Ver Todas las Fotos (5)

La oficina, la escuela, la casa… Son innumerables los espacios que convertimos en nuestro hábitat, pero son escasos los que cuentan con un ambiente verdaderamente confortable que nos permita realizar actividades de un modo más productivo y menos estresante. Por eso, he aquí algunos consejos para optimizar el espacio de trabajo… 

El desarrollo de cada actividad determinará los diferentes aspectos a implementar en cada una de las estancias laborales. Hay puntos importantes como el grado de iluminación, el uso del color, el control del clima y de los ruidos, la seguridad, el equipamiento y el mobiliario, que terminarán determinando el grado de confort o de incomodidad de los usuarios.

El correcto uso de estos elementos nos prodiga mayor comodidad y funcionalidad. Por ejemplo, si laboramos con una silla ergonómica y con una superficie de trabajo que cuente con las medidas correctas, tanto en altura como en profundidad, no perderemos tiempo ajustando la altura del sillón o tratando de alcanzar los lápices en el fondo del escritorio.

La iluminación es igualmente determinante. Si existe mayor o menor iluminación de la necesaria, esto puede convertirse en cansancio al final del día por el esfuerzo visual realizado, que derivará en un menor rendimiento. Por eso, debemos gozar del grado de luz idóneo.

 

Otra situación a considerar es la limpieza y la provisión de áreas de almacenamiento. El equipo o mobiliario que esté dañado o en desuso debe de ser retirado, ya que solo entorpecerá y nos hará perder espacio útil. Asimismo, la documentación que no utilicemos desde hace tiempo, ha de ser destinada a un depósito o archivo muerto.

 

A la hora de diseñar y ambientar una oficina también es importante la planificación y evitar las improvisaciones. En ese sentido, tanto los servicios de data y voz, como los sistemas eléctricos, deben poseer la distribución necesaria, evitando cables externos que empobrecerán la estética y serán propensos a la inseguridad de las personas y de los equipos.

 

Existe toda una teoría sobre los efectos psicológicos que ejercen los colores sobre el ser humano. Es diferente la paleta de color usada para una tienda, pues habrá de ser estimulante, optimista y motivadora para el consumidor (en este caso estamos hablando del rojo, el naranja y el amarillo, los llamados colores cálidos y luminosos), que los tonos que se usan en un consultorio médico. Pensemos cuántas veces nos hemos puesto nerviosos en la sala de espera de un doctor; de hecho, se ha determinado que los colores fríos y las tonalidades suaves o pasteles (como los verdes y los azules) inducen a la tranquilidad, a la relajación y a una sensación de paz que ayudará al paciente a estar menos tenso y a interactuar mejor con su médico.

  

Tomar en cuenta estos aspectos, a la hora de diseñar las áreas de trabajo, permitirá obtener un mejor resultado que se traducirá en mayor eficacia y en más beneficios para la empresa y sus colaboradores. En todo caso, la asesoría de un arquitecto o de un profesional del diseño siempre será importante.

 

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.