RECICLAJE|19 mar 2012, 04:00 AM|POR Patricia Leonor

Vivir en contenedores

Ecológico, barato y muy creativo
Container City, ubicado en una antigua zona al Este de Londres. se convirtió en un importante centro de creación, poblado por artistas y profesionales vinculados al mundo del diseño.
Ver Todas las Fotos (7)
Diseñar y construir viviendas o locales comerciales a partir de contenedores de carga desechados es una idea que gana cada vez más adeptos en el mundo, mientras que en la República Dominicana, salvo la casa diseñada por el arquitecto Daniel Pons, este tipo de uso se ha limitado a oficinas o habitaciones rudimentarias en lugares donde se realizan proyectos temporales, sobre todo de construcción.
Quienes apuestan  por la utilización de contenedores para ayudar a solucionar a bajo costo problemas habitacionales, ven en esta estructura metálica ya en  desuso un material que puede resultar seguro, versátil y, sobre todo, útil para reducir el impacto ambiental y ahorrar tiempo, materiales y dinero. Todo ello sin sacrificar el diseño y la comodidad.
Propuestas de este tipo ya son una realidad  en países europeos, en Norteamérica y China, e incluso naciones latinoamericanas han comenzado a reciclar contenedores con propósitos habitacionales y comerciales.
 
 

CARACTERÍSTICAS DE LOS CONTENEDORES
Los contenedores, patentados por Malcolm McLean en los años 50 del siglo pasado, son utilizados como recipientes para el transporte de cargas voluminosas y pesadas por vía marítima, terrestre y aérea. Están hechos principalmente de acero, pero también los hay de aluminio y algunos de madera contrachapada reforzados con fibra de vidrio. Por lo regular el suelo es de madera y tienen un interior anti-humedad.
Hay varios tamaños de contenedores pero los más utilizados son los de 20 y 40 pies de largo (12 y 24 metros), este último está en capacidad de llevar una carga de hasta 40 toneladas y soportar  entre 5 o 6 contenedores cargados sobre su estructura, de ahí que se consideren seguros y de gran resistencia.
Son descontinuados cuando termina su vida útil (entre los 7 y 14 años) o si sufren averías que los inhabilitan para cumplir su función, pero siguen siendo resistentes a los cambios de temperatura y a las agresiones meteorológicas.

LA CONSTRUCCIÓN
Según explica en su sitio web Container Arquitectura, una empresa de SRM Group, de los Estados Unidos, que se dedica al diseño y fabricación de unidades habitacionales a partir de contenedores, esta estructura permite una construcción rápida y sencilla mediante ensamblaje, “a la manera de gigantes piezas de Lego”.
La empresa señala que estas grandes piezas precisan de una adecuación mínima para ser habitables: aislamiento, climatización, apertura e instalación de puertas y ventanas, y la creación de una fachada. Del gusto de los futuros habitantes depende si la estructura es revestida de madera para dar la clásica apariencia de un chalet familiar o si prefieren preservar e intensificar su carácter de producto industrial.
Por lo general, quienes se dedican a construir este tipo de viviendas las instalan en  zonas verdes donde se integran con el medio ambiente y las habilitan con las últimas tecnologías en placas solares, aislamiento térmico, reconducción de aguas residuales y domésticas.
Contrario a lo que cualquier persona podría pensar, quienes diseñan casas contenedores aseguran que se pueden adaptar perfectamente para vivir con comodidad, porque  los materiales aislantes que se utilizan como revestimientos en las paredes protegen del frío y del calor, y ofrecen la sensación de estar en la habitación de cualquier apartamento convencional.
El blog TreeHugger, uno de los tantos que abundan en internet para orientar a quienes buscan informaciones acerca de estas singulares viviendas, advierte sobre la necesidad de que el diseño y disposición de los contenedores sean  sometidos a estudio y cuenten con la aprobación de un arquitecto, “ya que  estas estructuras están pensadas para apilarse en sus vértices, y si hacen modificaciones en su construcción es necesario un proyecto para asegurar la integridad física”. 
 
 
 
REFERENTE DE DE SOSTENIBILIDAD
El proyecto R4House, presentado  en la edición 2007 de Construmat, en Barcelona, España, fue diseñado por el arquitecto Luis de Garrido con la intención de que cumpla con todos los indicadores de la arquitectura sostenible conocidos: recuperable, reutilizable, razonable y reciclable (de ahí su nombre).
 El proyecto es totalmente ecológico y consta de dos viviendas, una de 150 metros cuadrados de superficie y otra de 30 metros cuadrados. Tienen un consumo cero de energías convencionales, y se autorregulan térmicamente debido a su diseño bioclimático, y al aprovechamiento de energía geotérmica y solar. En su proceso de construcción y desconstrucción no se generan residuos, porque sus componentes fueron diseñados de forma modular para ser ensamblados en seco.
 
ALGUNAS EXPERIENCIAS
 
España. Las ciudades españolas que más énfasis han puesto en la construcción de este tipo de viviendas son Andalucía, Cataluña y Galicia, y se dice que en esta última fue donde se montaron los primeros  contenedores con fines de vivienda, y que incluso cuenta con una empresa, Arquitectura Asociados, que ha decidido exportar la idea como viviendas de primera necesidad a países del tercer mundo.
A pesar de las críticas que han generado en ese país las viviendas contenedores, por ser consideradas por algunos espacios poco dignos, la propuesta ha tenido una aceptación considerable en la población joven, que la considera una alternativa a la falta de viviendas disponibles en los espacios urbanos. (http://www.arqhys.com)
 
Estados Unidos. Los contenedores han sido utilizados por arquitectos en proyectos habitables en muchas partes de Estados Unidos, como por ejemplo, en el Sur de California, por Jennifer Siegal; en Nueva York, por Adam Kalkin, y en Nueva Jersey, por Greg La Vardera y el japonés Shigeru Ban. 
Pedro DeMaria es otro arquitecto que se destaca en este tipo de trabajo, y es el responsable de un proyecto ejecutado en Redondo Beach, California, referente en ese país.
La metodología alternativa utilizada en su construcción reduce el tiempo y el coste del proyecto sin comprometer la calidad del diseño. Además, la solidez de la estructura tiene un atractivo adicional en una parte del país vulnerable a los terremotos y los deslizamientos de lodo, y a eso se le agrega que son a prueba de moho, incendio, condiciones meteorológicas y termitas. (http://www.architectureweek.com)


 
China.
Empresas chinas ya están construyendo casas de este tipo, como es el  consorcio China International Marine Container Co. Ltd. que fabrica los Verbus, unos contenedores especialmente diseñados para viviendas. Sus dimensiones  son de 3,60 metros de ancho y largos que van desde los 6 metros a los 13’50. Estos salen de Xinhui, ciudad en la que se encuentra ubicado el consorcio, con un recubrimiento atornillado de madera terciada,  producto que también se fabrica en el lugar. (http://www.opendeco.es)
 
Inglaterra.
Entre otras iniciativas Inglaterra ha apostado por los conteneros como materia prima para alojar comercios. Es el caso del centro comercial abierto en el barrio East End de Londres, construido íntegramente con contenedores de barco reciclados, con la idea de alojar empresas pequeñas que no pueden pagar los altos alquileres del barrio.
También hay que mencionar uno de los proyectos de viviendas más conocido en este país, Container City, ubicado en una antigua y degradada zona portuaria  conocida como  “Trinity Buoy Wharf”, al Este de Londres. El lugar se ha convertido en un importante centro de creación, poblado por artistas y profesionales vinculados al mundo del diseño. Eric Reynolds es el creador de la idea.  (http://es.wikiarquitectura.com).
 
Francia.
Un proyecto lanzado en el 2009 en la universidad de Le Havre, en Normandía, Francia, dará albergue a  estudiantes mediante un programa para construir 100 viviendas en contenedores de transporte marítimo reciclados. El sitio es parte de la estrategia de renovación urbana de la ciudad. El área, un puente entre el centro y la zona portuaria, ofrece un potencial de desarrollo.
El primer enfoque fue proponer una nueva identidad al lugar, crear un nuevo paisaje, una estructura piramidal en respuesta a la zona del puerto y a la continuidad de la ciudad. La tipología de todas las paredes verticales está tallada con la imagen de un “cañón urbano”.(http://ar.arqa.com)

México. Los arquitectos e ingenieros de la empresa Ecofuturo Construcciones proponen cumplir con los objetivos de calidad y confort que exige el mercado. Adecúan los contenedores reciclados con materiales al gusto del cliente o basándose en sus diseños predeterminados, y los completan con sistemas ecológicos, tales como techos verdes, energía solar, energía eólica, mini hidráulica, tratamientos de agua y productos biodegradables entre otros. Además son acondicionados previamente con aislamiento termoacústico. (http://www.ecofuturo.mx)
 
Costa Rica.
La empresa de construcción  Bamboo Groves, en Costa Rica, ha desarrollado algunos diseños para grandes casas hechas de contenedores de transporte y aislamiento de bambú. Hechas para el clima tropical, estas casas prefabricadas son diferentes a las diseñadas para climas fríos o templados. porque requieren una táctica diferente para el aislante del calor y el suministro de ventilación natural para ayudar a enfriarla. (http://www.bamboo-groove.com/).
 

UN EJEMPLO EN RD
El arquitecto dominicano Daniel Pons cuenta con un ejemplo muy interesante de una casa construida con contenedores de carga. Levantada en el sector de Arroyo Hondo III, en Santo Domingo, obtuvo Mención de Honor en la Bienal de Arquitectura 1996.
La Furgovilla, como le llamó el arquitecto Pons, es su propia residencia, y cuenta con 300 metros cuadrados de construcción.
Según se lee en la página web Pons Arquitectos, la vivienda hace uso de un doble código manejado en dos etapas de desarrollo: una primera, cimentada en cuatro contenedores de cuarenta pies que contienen las habitaciones, comedor, cocina y áreas de servicio, está volcada en lo tropical y vernáculo en cuanto al uso de materiales (uso de zinc y cana para los techos, cemento pulido y piedra para los pisos), colores y manejo de la vegetación, y la otra, dirigida a la arquitectura de vanguardia, a la monocromía y pureza volumétrica para espacios como la biblioteca, el estar, el estudio y el salón de proyecciones.


Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.