EEUU
| 19 OCT 2016, 9:28 AM

Dos dominicanos víctimas de la violencia en Massachusetts y en Nueva Jersey

Un comerciante recibió un balazo y fue declarado muerto en el Hospital Universitario de Newark a las 9:15 de la mañana de ayer.

El bodeguero dominicano Félix Manuel Rosario Rodríguez, quien fue asesinado en su bodega.
El bodeguero dominicano Félix Manuel Rosario Rodríguez, quien fue asesinado en su bodega.

NUEVA YORK. El bodeguero dominicano Félix Manuel Rosario Rodríguez, de 55 años, fue asesinado ayer a balazos en el interior del establecimiento propiedad de su esposa y en presencia de un hijo de 20, en Nueva Jersey, mientras que en el estado de Massachusetts , Jorge Luis Vizcaíno Aristy, también de República Dominicana, falleció por disparos cuyos autores se desconocen.

La bodega “Dalbert Deli Food”, de Rosario Rodríguez, nativo de Mao, provincia Valverde, está situada en la calle Runyon, cerca de Place Ingraham en Newark (New Jersey).

El comerciante recibió un balazo y fue declarado muerto en el Hospital Universitario de Newark a las 9:15 de la mañana de ayer.

Familiares de Rosario, entre ellos un hermano y su esposa Hironeli Díaz, dijeron desconocer el motivo del crimen, pero adelantaron que el asesino no se llevó nada del negocio, por lo que está claro que su misión fue únicamente matar al bodeguero dominicano.

Rosario, quien hace dos meses había traído a sus dos hijos (un varón y una hembra), estaba detrás de la caja registradora, que cuenta con micas a prueba de balas.

El pistolero estaba enmascarado, disparó cuatro veces y metió el cañón por debajo del mostrador, impactando a Rosario en el abdomen.

Eduardo Rosario, hermano de la víctima, dijo que el asesinato tiene sorprendida a toda la familia, “porque él era un hombre de bien, que sólo se dedicaba a trabajar”.

La esposa dijo que “no sé por qué lo mataron”. Clientes, parientes y allegados al bodeguero dijeron que por años se dedicó a ayudar a la familia y otras personas necesitadas, por lo que era muy querido en el área.

“No fue a atracar ni nada de eso, fue a matarlo”, agregó la esposa. La bodega fue comprada recientemente por la familia Rosario.

El hijo Rosario Sánchez que presenció el crimen se desmayó en el negocio en el acto.

“Lo cierto es que él (el asesino) comenzó a disparar a mansalva, inmediatamente metió la pistola en la parte interior y con saña, le quitó la vida a un hombre bueno”, explicó el hermano.

La familia dijo que cree que el homicidio fue planeado y enviaron al presunto a sicario a ejecutar el plan y cumplir con la orden de matarlo.

Joaquín Francisco, un cuñado de la víctima, dijo que la familia exige justicia, porque no es posible que se cometan tantos crímenes contra quienes sólo se dedican a trabajar.

La bodega cuenta con varias cámaras de seguridad, cuyos vídeos fueron tomados por la policía de Newark para tratar de identificar al homicida.

La fiscalía del condado Essex dijo que no hay arrestos hasta ahora y pidió la cooperación de la comunidad, para que si alguien vio algo, que diga algo.

La muerte de Vizcaíno Aristy

Jorge Luis Vizcaíno Aristy, de 34 años, es otro dominicano asesinado a balazos en Massachusetts y se suma a las estadísticas de una numerosa cantidad de víctimas fatales de tiroteos en diferentes ciudades de ese estado.

Vizcaíno fue baleado el domingo en la noche en la intersección de las calles Haverhill y Newbury, en el barrio que lleva el nombre de la primera vía, cerca de Boston.

Murió el lunes a las 4:30 de la madrugada en el Centro Médico Beth Israel Deaconnes, donde estaba ingresado y en estado crítico, después de ser transportado a la emergencia por paramédicos y policías.

Las autoridades dijeron que los disparos se produjeron alrededor de las 9:15 del domingo y la víctima fue trasladada en un helicóptero al centro médico.

Hasta el momento, los investigadores no han hecho detenciones y el asesinato de Vizcaíno, sigue bajo investigación, confirmó la policía en Haverhill.

El sábado a las 11:00 de la noche, el estudiante dominicano Joseph Jiménez de 19 años de edad, fue asesinado de tres balazos en una esquina de El Bronx.

En ese caso, la Policía dice creer que fue ultimado por confusión y se ofrece una recompensa de $2.000 dólares por información sobre el o los tiradores. Tampoco hay detenidos por ese crimen.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese