.
Revista|29 ago 2006, 12:00 AM|POR Por: Nathanael Pérez Neró. Foto: Alina Vargas
ROMPIENDO ESQUEMAS

Yudelkis Contreras

"Levantar pesas ya no es exclusividad de los hombres"
Ha comenzado a hacer un nombre levantando con facilidad unos discos que casi doblan los 53 kilos que ella pesa. Plusmarquista nacional, a su corta edad ha ganado tantas medallas que no puede sostenerlas todas a la vez en su cuerpo.

Yudelkis Contreras, petromacorisana de 5´3 de estatura y 20 años, se consagró subcampeona mundial juvenil al lograr las medallas de plata y bronce en la justa celebrada en Zhejiang, China, a finales de mayo pasado. Esta pesista ya había ganado las medallas de plata y bronce en el Campeonato Mundial de mayores en Edmonton, Canadá, en el 2005.

Contreras es prima hermana de la bicampeona Panamericana, Wanda Rijo, y representa el presente y futuro del principal deporte en término de cosecha medallera para el país en los últimos 15 años, levantamiento de pesas. Los dirigentes federados dicen y repiten "que esta chica vale más de lo que pesa".

¿Cómo llega al levantamiento de pesas?

A los 14 años comencé a practicar atletismo en el Complejo Deportivo de San Pedro de Macorís por curiosidad y a los pocos meses unos entrenadores de pesas me invitaron a practicar este deporte y me entusiasmé, también por curiosidad.

¿Qué te flechó?

Mi estímulo realmente fue fortalecer mi cuerpo porque era más pequeñita y delgaducha de lo que soy. Al ver que mi cuerpo se iba definiendo mejor, principalmente las piernas, se apoderó de mí un deseo inmenso por estar en el gimnasio y ya han pasado seis años sin que la fiebre se me quite, por lo que ya es parte de mi vida diaria.

Medallas mundiales tanto en juvenil como en superior, plusmarquista nacional. ¿No es mucho para una joven de 20 años?

A veces me quedó pensando y simplemente digo ´guau`, he llegado rápido. A muchas personas les ha costado mucho tiempo conseguir una medalla mundial, pero creo que el hecho de que me divierto haciendo lo que me gusta, además de que me pagan y me dan todas las facilidades, han sido los factores que me han impulsado a buscar el éxito.

¿Cuál es tu estímulo?

Ganar una medalla olímpica. Aunque no sé cuándo vendrá, te confieso que paso la mayor parte de mi tiempo pensando en el gimnasio… Hasta sueño muy a menudo ¡haciendo los ejercicios de rutina!

¿Metas en lo inmediato?

He estado enfocada en los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias, Colombia, que se realizaron entre el 15-30 de julio. Además, en octubre celebraremos aquí el Mundial Superior y espero hacer un buen trabajo.

¿San Pedro o Santo Domingo?

Me quedo con mi tierra natal. Aquí en la capital hay demasiados tapones y no hay una cosa que me desespere más que eso. Sigo amando mi Serie 23 y todos los fines de semana que tengo libres me voy tempranito desde el sábado hasta el lunes.

El levantamiento de pesas no es tan popular como béisbol, baloncesto o boxeo. ¿Te reconocen en público o pasas desapercibida?

En muchos casos sí, noto cuando algunas personas se quedan comentando sobre mi y eso me estimula, pero realmente todavía no soy tan popular y es algo que realmente no persigo.

¿Cómo te manejas para concentrarte a tan temprana edad en un escenario donde toda la atención está centrada en ti?

Me digo ´Yudelkis cálmate`; comienzo a respirar, aunque a veces creo que el corazón se me quiere salir, pero según pasan los eventos voy adquiriendo la madurez.

¿Cuántas horas prácticas al día?

Entre tres y cuatro horas, en dos sesiones de trabajo.

¿Cómo transcurre un día en la vida de Yudelkis?

Me levanto a las 7:30, me baño, tomó algo liviano (no acostumbra a desayunar con sólidos), luego voy al gimnasio a realizar ejercicios de estiramiento por varios minutos y mi primera gran faena comienza a las 9:30 de la mañana. Practico hasta las 11:00 cuando me doy otro baño y descanso para luego almorzar. A las 2:00 de la tarde regreso al gimnasio hasta las 5:00 cuando volvemos a la villa. A las 7:00 es la cena para luego estudiar y ver las telenovelas.

¿No es aburrido estar encerrado en este parque?

Es que disfruto lo que hago, ver que cada día mi nivel avanza y voy logrando mis metas me dice que el sacrificio que hago vale la pena.

¿Es difícil para una mujer dedicarse a este deporte, que se asocia tanto con los hombres?

Para ser una pesista exitosa no tienes que tener un cuerpo voluminoso. Es cuestión de técnicas, de fortalecer ciertas áreas del cuerpo. Levantar pesas ya no es sinónimo ni exclusividad de hombres.

¿Te sientes satisfecha con los beneficios que has sacado a este deporte?

Aunque no he logrado lo que me he propuesto, no puedo quejarme del deporte. Por él ingresé a la milicia, estudio gratis, he podido viajar y recibo un sueldo que me permite desarrollar mis actividades, además que me cubre alimentación y seguro médico.

¿Qué papel han jugado tus padres?

Desde que comencé a practicar mi madre ha sido mi gran soporte. Cuando me he sentido lastimada ha sido mi masajista por excelencia, cuando he necesitado un empuje ahí ha estado ella para estimularme. Mi padre no ha estado tan cerca.

¿Está en tus planes formar una familia en el corto plazo?

Por ahora realmente no. Más adelante me gustaría casarme y procrear solamente dos hijos, porque creo que a esa cantidad le podré dedicar más tiempo y ser una madre efectiva. Tres son muchos.

MUY PERSONAL

La cuarta de cinco hijos procreados por la unión de Heridania Contreras y Arístides Sánchez, nació el 27 de marzo de 1986. En la actualidad ostenta el rango de sargento del Ejército Nacional cursando el cuarto año del bachillerato en APEC. Su intención es matricularse en enero de 2007 en la carrera de administración de empresas.

mujer única aprovechó un aparte con Contreras luego de una intensa sección de entrenamientos bajo las riendas de sus entrenadores Leonti Ancharenka y Félix Ogando, en el Pabellón de Levantamiento de Pesas y Boxeo del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.