Noticias|17 nov 2012, 12:00 AM|1|POR Socorro Arias

El proyecto de Zona Rosa provoca un gran rechazo

Diversos sectores acudieron a las vistas públicas de ayer para expresar sus opiniones
Más de 25 mil mujeres se dedican al trabajo sexual en el país.
Ver Todas las Fotos (2)

SANTO DOMINGO. El proyecto para el "Establecimiento de Zona de Tolerancia para la Práctica del Trabajo Sexual en la República Dominicana" continúa siendo objeto de debates y la comisión de Justicia recibió diversas opiniones de organizaciones de la sociedad civil sobre la propuesta.

En un seminario celebrado para esos fines, Santo Rosario Ramírez, director ejecutivo del Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN), propuso que conjuntamente con el Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP), las trabajadoras sexuales que están en las calles reciban una formación laboral apropiada.

A su juicio, esas mujeres deben ser incorporadas a la sociedad, ya que de acuerdo a estudios, el trabajo sexual en la República Dominicana es un medio, no un fin y la mayoría de las que lo ejercen se sienten doblemente marginadas, porque no les gusta lo que hacen y marginadas por la sociedad, ya que las llama prostitutas y en realidad son madres.

"La idea no es buscar una propuesta que las discrimine, sino que las incluya como cualquier mujer de la sociedad dominicana", expresó Rosario Ramírez.

El director ejecutivo de COIN dijo que, según los datos estadísticos más recientes, en el país existen más de 25 mil mujeres que ejercen el trabajo sexual en sus diferentes modalidades.

Una población vulnerable

De su lado, Ana María Navarro, oficial para la República Dominicana del Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH Sida (ONUSIDA), dijo que todo lo que tiene que ver con el trabajo sexual son elementos importantes.

"Sabemos que la población de trabajadoras y trabajadores sexuales en este momento son una de las poblaciones de alto riesgo, no solamente aquí sino también fuera del país, que es lo que llamamos una de las poblaciones más vulnerables", acotó.

Ante esa situación, propuso que en la legislación los derechos humanos de las trabajadoras sexuales sean protegidos.

Explicó que los derechos humanos son universales y están vinculados a toda la población, independientemente del tipo de trabajo que ejerzan y, sobre todo, para el segmento más vulnerable como es el del trabajo sexual.

"Son poblaciones que vienen de la pobreza, de la discriminación, de la estigmatización, donde hay falta de acceso a educación y precisamente por todas esas condiciones estamos viendo que la vulnerabilidad aumenta aún más, sobre todo el riesgo al VHH SIDA", manifestó.

Dijo que la prevalencia de trabajadoras sexuales con SIDA es muy alta en el país y es la que estimula la enfermedad, entre otras.

Demóstenes Martínez, presidente de la comisión, explicó que el proyecto, de autoría de la diputada Esther Minyety, busca enmarcar una disposición regulatoria del ejercicio de la actividad sexual en el país.

Expresó que la actividad tiene el propósito de que la legislación salga lo más enriquecida a los fines de que pronto puedan rendir el informe para regular el ejercicio de la actividad.

El proyecto

El proyecto busca que se establezcan zonas de tolerancia o zona rosa en las que las trabajadoras sexuales operen, con una tarjeta expedida por el Ministerio de Salud Pública que indique su estado de salud.

También, que el Estado construya casas o lugares destinados para alojar a las que se dedican a esa práctica y les garantice su seguridad personal y de salud. Estos establecimientos deben estar censados y ubicados en zonas distanciadas de los centros residenciales, avenidas principales y de la ciudad, lugares o monumentos de valor histórico, artísticos o culturales.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.