Noticias|30 ene 2013, 12:00 AM|9|POR Diario Libre

RD enfrenta una "grave sequía" de agrónomos

De los 10 mil profesionales agropecuarios que se estima que existe en el país, la mayoría tiene una edad avanzada, que promedia sobre los 50 años. Por Tania Molina Redactora Senior  

Como una siembra que ya dio su primera cosecha, los profesionales de la Agronomía en República Dominicana agotan su proceso de retoño y, tienen pocas posibilidades de mantenerse para otro periodo productivo.

El número de agrónomos escasea, y los que existen, en su mayoría cuentan, con una edad avanzada, situación que lleva a profesionales de la agropecuaria a predecir un impacto negativo en la producción dominicana, si el Estado no encamina acciones para lograr un relevo generacional en las carreras vinculadas a la producción agrícola.

El país carece de un registro exacto de la cantidad de agrónomos en ejercicio. El presidente de la Asociación Nacional de Profesionales Agropecuarios (ANPA), Andrés Gómez, estima que son un poco más de 10 mil.

Sólo en la ANPA hay inscritos 7,363 agrónomos, entre ingenieros y técnicos, y Gómez calcula que fuera de esa organización existen otros 3 mil profesionales más. Pero, más que la cantidad, a Gómez le preocupa la edad de esos agrónomos, que promedia los 50 años. Asegura que más del 85% de los afiliados a su gremio tiene más de medio siglo de vida y, por lo tanto, se encamina al retiro de la vida productiva.

El Colegio Dominicano de Ingenieros Arquitectos y Agrimensores (CODIA) tiene registrado un total de 1,460. Su vocero, Ramón Lora, entiende que existe una minoría que no está registrada en ese gremio.

Esta realidad pone en jaque los planes del presidente Danilo Medina, que busca "hacer del sector agropecuario un motor del desarrollo", según aseguró en el discurso de toma de posesión en agosto pasado. Para conseguir esa meta, el mandatario quiere llevar al sector de una tasa de crecimiento de 3.9%, que registró en 2010, a un 12% en 2016. Pero para el país lograr esa meta, tendrá que disponer de nuevos profesionales que se encarguen de orientar la producción, tomando en cuenta la demanda del mercado actual, pues los agrónomos que existen, según los expertos, no están en plena capacidad ni en número para lograrlo.

Desde el ámbito académico, la cantidad de profesionales que sale de las universidades e institutos de estudios superiores resulta insuficiente. Datos del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT) muestran que en seis años, entre 2006 y 2011, apenas 1,837 profesionales egresaron de las carreras que componen las Ciencias Agropecuarias y Veterinaria, en los distintos centros de estudios.

Esto contrasta con carreras como Educación que, entre 2006 y 2011, aportó al país un total de 53,165 nuevos profesionales.

La Agronomía se imparte por lo menos en 12 centros de educación superior, subdividida en las carreras de Administración de Fincas, Agronomía, Tecnología de Alimentos y Veterinaria. Además, existen los politécnicos como Loyola y el Instituto Salesiano de La vega, que imparten la Agronomía a nivel de educación media.

Esta carrera se mantiene entre las menos demandadas por los estudiantes que ingresan a la educación superior. En 2011, de un total de 435,153 alumnos matriculados, sólo 4,570 eligieron esas carreras. De esos inscritos, 273 están en el nivel técnico; 4,153 en grado, y 144 a nivel de post grado.

Para ese mismo año, último de registro que tiene disponible el MESCYT, sólo egresaron 56; y de esos, 24 eran propiamente de Agronomía; cuatro de Veterinaria y los otros 28 de áreas afines que no se especifican en las estadísticas del Ministerio.

Nathanael Quezada expresa que eligió la carrera de agronomía, debido a su amor por ver las plantas crecer. "Me crié viendo a mí papá trabajando agricultura". El joven de 23 años de edad estudia en la extensión de la Universidad Católica del Cibao (UCATECI) en Constanza, la más importante zona hortícola del país.

El poco interés de los estudiantes por la Agronomía se atribuye a lo mal valorados y remunerados que son los profesionales de esa área. En esto están de acuerdo, tanto los gremialistas, como los funcionarios del Gobierno. En la ANPA, según Gómez, el 90% de los afiliados labora para el Estado, a través del Ministerio de Agricultura, el Banco Agrícola, el Instituto Agrario Dominicano (IAD) y el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre).

En el sector privado, y cómo ocurre en otras carreras, los sueldos fluctúan entre los RD$30 mil y RD$50 mil, aunque pueden ser mayores, según la especificación del cargo.

Pero, en el sector público, donde trabaja la mayoría, existen sueldos de hasta RD$8 mil al mes para un ingeniero agrónomo, como se pudo comprobar en las nóminas de algunas instituciones.

Para el agrónomo Alcibíades Ventura, los pocos sueldos constituyen la primera razón por la que los jóvenes estudiantes no se inscriban en esa carrera. Como ejemplo, pone su caso, que con siete hijos, casi todos profesionales, ninguno quiso estudiar Agronomía. "Yo le dije a mi hijo: Pa' qué vas a estudiar? Y me dijo: 'para que tú no intentes con migo, voy a estudiar computadora'. Le sugerí que estudiara Agronomía y me respondió: 'tú ta' loco…, pero mira como tú estás".

Alcibíades Ventura es un ingeniero agrónomo de 53 años de edad, 13 de graduado, pero con más de 40 en el ejercicio de trabajar la tierra. Nacido en la localidad de San Luis, cuando todavía funcionaba el Batey Ozama, aprendió desde pequeño a cultivar. Su abuelo, que lo inició en esos trabajos en aquellos años, lo convenció para que estudiara Agronomía, y de él recuerda una frase que siempre le repetía.

"Este es un país eminentemente agrícola -le decía- y por ahí tiene que trazarse el desarrollo", rememora.

Pero las cosas no salieron como Ventura esperaba. Trece años después de obtener el título de ingeniero, durante los cuales ha realizado cursos de especialización, hoy trabaja por un sueldo de RD$16 mil al mes que le paga el IAD, y que no le alcanza para subsistir. A su juicio, el sueldo que gana no se corresponde con el trabajo que realiza, en el que -sostiene- ha tenido que hacer "de todo". Si bien no se arrepiente de la carrera que eligió como profesión, y de la cual se define un apasionado, le parece injusto que sea tan mal pagada.

"Yo soy una amante de la agropecuaria desde pequeño porque lo llevo en la sangre… Esa es mi pasión, pero no es que seamos masoquistas. No es que, porque uno sea agrónomo tenga que ganar la miseria que uno gana", se lamenta.

Bajos sueldos

El 2011, el director del Banco Agrícola, Paíno Abreu aseguró que todos sus técnicos agropecuarios, 246 en total, tenía sueldo mínimo de RD$20 mil. En el IAD y el SEA, admiten sin embargo, que pagan sueldo inferiores a esa cantidad.

En el IAD existe una nómina de alrededor de 2,800 empleados, y los técnicos agropecuarios sobrepasan los 400.

Entre estos existen sueldos de RD$10mil, RD$ 15 mil, RD$24 mil, y RD$ 7,935, según la nómina del 2012 que mantiene la entidad en su página web. En Agricultura se estima que existen unos tres mil agrónomos contratados con sueldos de RD$15 mil en adelante.

Noticias Relacionadas
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.