Noticias|04 feb 2013, 12:00 AM|6|POR Omar Santana

Instalación de equipos de GLP en vehículos, como "chivo sin ley"

Ninguna institución supervisa la instalación de equipos de gas propano en los autos
La mayoría de los vehículos de transporte público usan GLP.

SANTO DOMINGO. "La mitad de los choferes de carros públicos del país usan el tanque de gas de "sancochar" los plátanos y se lo ponen al carro para salir a conchar", sentencia el sindicalista y empresario del transporte público, Antonio Marte.

La declaración se debe a que ninguna institución está ordenada por ley a verificar y dar seguimiento a las instalaciones de Gas Licuado de Petróleo (GLP) que se conectan en automóviles públicos o privados.

El presidente de la Asociación Nacional de Detallistas de Combustibles (Anadegas) sostiene que esta situación de "chivos sin ley" se debe a un populismo de los gobiernos hasta ahora. "El GLP en la República Dominicana vive una especie de arrabalización. No existe nadie que regule las instalaciones, ni las compañías que hacen las instalaciones o las personas que las hacen. Sólo se regula al distribuidor de gas, pero no a quien da uso", señala Rafael Polanco, y concluye que en términos generales "se ha apostado al desorden".

Marte y Polanco coinciden en que esta ausencia de órgano vigilante facilita la proliferación de los sistemas de GLP informales y el mal manejo en los tanques.

Diario Libre conversó con técnicos instaladores equipos de GLP en barrios del país, que se desvincularon de la mala calidad de éstos. "Los clientes compran el sistema y uno se lo instala. A veces el tanque lo traen de su casa, otras se lo venden los comerciantes. Yo cumplo con instalarlo", asegura un técnico que realiza instalaciones de GLP por RD$2,500 en Villa Juana.

"Hay gente que instala un sistema completo de GLP hasta por cuatro mil pesos, cuando el precio debería estar hasta por más de 30 mil", dice Antonio Marte, al indicar la diversidad de costo entre sistemas profesionales y los considerados informales.

Estadísticas del Cuerpo de Bomberos del Distrito Nacional revelaron la semana pasada que las emergencias por incendios en vehículos con malas instalaciones de GLP en la capital tuvieron frecuencia de una cada tres días, ya que fueron reportadas 142 durante 2012, aunque se asume que los incidentes suceden casi a diario, debido a que muchos de éstos no son denunciados y son resueltos por los propios conductores o personas que les asisten en la vía pública.

En la zona gris que rodea la instalación y supervisión del GLP, los vehículos que transitan por el país y las emergencias confluyen el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), los ayuntamientos, la Oficina Técnica del Transporte Terrestre (OTTT), y la Dirección General de Normas y Sistemas de Calidad (Digenor), pero nadie se hace cargo.

Hasta hace dos años, Obras Públicas llevaba a cabo, través de la Dirección General de Tránsito Terrestre, el proceso de las "Revistas", que fue descontinuado, tras comprobarse su inutilidad e irregularidades diversas en los procesos. Pero este chequeo nunca incluyó el estado de los sistemas de GLP en los vehículos.

Los bomberos y ayuntamientos, que son los que invierten recursos para contrarrestar los incendios, eluden la responsabilidad. Sin embargo, la Ley Municipal 176-07 faculta a los ayuntamientos para la "prevención, extinción de incendios y financiación de las estaciones de bomberos" en su artículo 19.

Por otro lado, la gestión de Digenor se queda hasta las empresas que distribuyen gas y los permisos para la instalación de estas plantas. "En el Reglamento 2119-72, no se establece instalaciones de este hidrocarburo en los vehículos de motor, lo que sí está establecido, son las condiciones y requerimientos que son obligatorios en los componentes, materiales y accesorios que debe contener un cilindro, así como sus prohibiciones al momento de ser usado como instrumento de almacenamiento del GLP y la transportación del mismo", sostiene un comunicado de la Dirección, enviado a Diario Libre, a través del departamento de Comunicaciones.

Del mismo modo, el decreto 489-87 crea y delega funciones a la OTTT, como la distribución de la rutas y organización a lo largo del país, sin embargo no la faculta para vigilar por las instalaciones de GLP en los vehículos del transporte público, que son, en mayor medida, los que tienen las instalaciones de GLP más informales.

Vehiculos que circulan con glp y envasadoras sancionadas

Se estima que más de 18 mil carros públicos y más de 25 mil autobuses del transporte público y privado circulan con Gas Licuado de Petróleo (GLP).

Sobre su venta, varias organizaciones del transporte público anunciaron su oposición a que el GLP se expenda pesado y no por galones como se ha recomendado desde el Instituto de Protección al Consumidor (Pro Consumidor), durante la gestión de su actual directora, Altagracia Paulino.

Hasta la fecha, algunas envasadoras han sido sancionadas por la entidad por la comercialización irregular del carburante.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.