Noticias|25 feb 2013, 10:10 AM|8|POR Manuel Antonio Vega

Cuarteles policiales en Miches a punto de desplomarse

En La Mina, una comunidad del distrito municipal de El Cedro, los agentes se movilizan en bicicleta
Cuartel policial de La Gina
Ver Todas las Fotos (5)

MICHES.- Cuando una persona delinque en los distritos municipales de El Cedro y La Gina de Miches, hay que amarrarla en verjas de casas, porque los cuarteles son de madera, no tienen cárceles en condiciones, carecen de agua potable, transporte y están a punto de desplomarse por el deterioro que presentan.

Las goteras que filtran por el viejo zinc y las rendijas en las tablas de palma que cobijan y techan los destartalados locales, ceden a la acción del tiempo, mientras que sus propietarios reclaman la devolución de los inmuebles por falta de pago.

En el caso de El Cedro, a unos 15 kilómetros al Este del costero municipio de Miches, al zinc de la vieja casona que sirve de cuartel ya no le caben más agujeros ni rendijas y la habitación donde duermen y descansan los agentes policiales está desprotegida, con aberturas que fácilmente pueden permitir que penetre una vaca o un caballo.

No hay celda, el piso está deteriorado, el baño no tiene inodoro, sino un vaciado en concreto, donde tienen que sentarse reos y policías cuando las necesidades fisiológicas apremian.

El patio no tiene paredes ni cerca de alambre y la basura literalmente cubre su frente, mientras que en la estrecha cocina no caben los trastes y la estufa para cocinar.

La Gina

El cuartel policial de La Gina, un distrito municipal distante a seis kilómetros al Oeste de Miches, en la carretera que va a Sabana de la Mar, es alquilado. La jefatura tiene tiempo que no paga el alquiler y también se está cayendo a pedazos.

La madera y el zinc de la edificación rentada está llena de agujeros por trazos que se han corroídos por la mugre y la suciedad.

Es de menor tamaño que el de El Cedro y opera en la pequeña casita desde hace 30 años, pagando de alquiler en la actualidad RD$ 700, cuyo local es solicitado en devolución por su propietario, Pedro Sánchez, porque le adeudan meses y lo necesita para acondicionarlo.

Se trata de una casita de tres metros de ancho por cuatro de largo, donde los agentes policiales no pueden dormir por el calor que da el zinc y no hay sillas ni teléfono para comunicarse.

Los policías duermen, comen y descansan en dos viejos y destartalados camastros que datan de los años 80.

La celda del cuartel de La Gina ha sido perforada en varias ocasiones por presos, que escapan con suma facilidad, debido a que solo hay que empujar los blocks, que carecen de pañete y al parecer fueron colocados con poco cemento.

Cuando en La Gina llueve, los agentes tienen que refugiarse en un colmado adyacente al cuartel policial.

La Mina

El cuartel policial de La Mina de Miches está minado de problemas, siendo el principal la falta de vehículos, ya que los agentes para movilizarse tienen que hacerlo en bicicleta.

El baño presenta deterioro y no tiene agua, y la cocina carece de todo utensilio.

Los agentes policiales en estos cuarteles viven de bocados que suministran vecinos, porque su salario de RD$5,000 y RD$6,000 no da ni para el pasaje de regreso a su casa.

Pedro Peralta, periodista y concejal en el cabildo de Miches, aprovechó la presencia del periodista que visitaba el poblado para reclamar al jefe de la Policía Nacional gestionar con el Poder Ejecutivo la construcción de locales en La Gina y El Cedro, donde la delincuencia y el microtráfico permean a ambos pueblos.

Además, consideró insuficiente el número de policías asignados a esos cuarteles compuesto por un sargento, un cabo y raso.

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.