sucesos|25 may 2013, 11:33 AM|4|POR Manauri Jorge

Un regalo de madre que terminó en tragedia

Cuerpo de Yohanis Morillo mientras es investigado por agentes policiales.
Ver Todas las Fotos (3)

SANTO DOMINGO.- La niña de cuatro años Anyeli Lebrón se despertó este sábado con mucha alegría porque viajaría hacia Las Matas de Farfán a pasar el Día de las Madres con su abuela. Pero el preludio de una fiesta familiar terminó en desgracia cuando un hombre hirió fatalmente a la menor mientras le disparaba a su pareja mientras todos esperaban el mismo autobús.

Luego de que Yohanis Morillo, de 37 años, le disparara en el cuello a la mujer, hirió a un agente policial, del que se desconocen detalles por omisión de la propia institución, y se suicidó en medio del tumulto en la autopista 6 de Noviembrre, próximo a la Isabel Aguiar, en la esquina conocida como "Pintura".

"Nosotras nos íbamos a montar en una guagua, pero estaba muy llena, así que regresamos a la acera para esperar la otra; en eso escucho disparos y veo que la niña -Anyeli- se desploma llena de sangre. También vi un hombre disparándole a una mujer", contó Marivel Lebrón, la tía de la niña que le acompañaba hacia el Sur.

Cuando la menor cayó herida, las personas en el acto la montaron en un vehículo privado que la trasladó hasta el Hospital Marcelino Vélez, en Herrera, desde donde fue llevaba hasta el Hospital Plaza de la Salud para practicarle una cirugía neuroquirúrgica de emergencia.



El doctor Freddy Lachapell, gerente médico del Marcelino Vélez, precisó que la niña presenta un disparo en la parte frontal de la cabeza, mientras la mujer herida tiene una bala alojada en su cuello que le impide hablar, aunque está consciente.

"La trasladamos a la Plaza de la Salud para que le practiquen una tomografía especializada y la sometan a una neurocirugía infantil con carácter de urgencia. La niña está muy delicada", argumentó el galeno.

En la Plaza de la Salud los parientes de la menor esperan impacientes en la unidad de Cuidados Intensivos, donde Anyeli es atendida sin escatimar tiempo ni esfuerzo para mantenerla con vida.

Obispo Lebrón es uno de los tíos de la menor y es quien se muestra con más cordura. Tanto Marivel como Liuska, madre de la niña, están muy nerviosas y ansiosas, como es normal en estos casos.



Antes de que la desesperación empujaran a Marivel a penetrar en Intensivos sin previo permiso, exclamó: "Esa niña es como mi hija... es la alegría de la familia. Su abuela es loca con ella y el regalo de madre para ella era este, pero mira en qué terminó todo".

Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.