Noticias|14 jul 2013, 07:03 AM|4|POR Mercedes Guzmán

El caos del motoconchismo en Puerto Plata

Zigzaguean calles y avenidas y para ellos los semáforos son objetos decorativos
En la foto se ve como un motoconchista habla por celular mientras maneja. Fotos: Edward Fernández
Ver Todas las Fotos (2)
PUERTO PLATA.- Las calles de esta ciudad turística son un verdadero caos. Una trulla de motoconchistas zigzaguea calles y avenidas sin ningún miramiento, para ellos los semáforos son objetos decorativos y mantener una conversación por teléfono con pasajeros a bordo es una práctica tan habitual que los pasajeros no tienen reparo en aceptar cuando algunos de los más "educados" le pide permiso para atender una llamada mientras conducen.

Nelson Núñez, motoconchista con 18 años dedicados a este oficio en la ciudad costera, dice con divertida sonrisa que el 100 por ciento de ellos se roba la luz roja y se lo atribuye a la necesidad de ganar más y al pasajero que según ellos, lo incentivan porque también andan con mucha prisa.

Esta es la actividad económica de más dos mil quinientos padres de familia, que de zonas aledañas y otros pueblos del país, se han trasladado a esta ciudad para hacer del motoconchismo su trabajo oficial, lo cual les ha permitido construir sus casas y mantener numerosas familias.

Núñez asegura que no hay un trabajo más divertido que éste, al punto que en ocasiones ha dejado de trabajar en hoteles de la zona para regresar a las calles, porque gana más y tiene la libertad de cherchar y enamorar a las mujeres que pasan por el parque mientras hace turno. "Me dicen la belleza", dice seductoramente. Con una ganancia entre  ochocientos a mil pesos diarios, ha logrado construir su casa y educar a sus cinco hijos, algunos de los cuales ya están en la universidad.

Pero no todo es placer, este trabajo también está revestido de mucho peligro con los delincuentes que amenazan por robarle su medio de transporte, su dinero y hasta su vida. La gran mayoría ha sufrido por lo menos un intento de atraco, y no es más frecuente porque con los años los motoconchistas han desarrollado el olfato para detectar el peligro.

A José García Lebrón con 20 años en las calles de Puerto Plata le resultan sospechosos los pasajeros que le ofrecen más de lo que vale la carrera, también los que van saludando a todo mundo pretendiendo que es popular, sobretodo si nadie les responde. Si esto pasa lo desmontan, le dicen que no pueden seguir y no le cobran. "En una ocasión me atracaron dos, pero al tirarme del motor lo apuñalé las gomas para que no pudieran llevárselo y me escapé", testimonia Nelson Núñez.

Pero no sólo los motoristas corren riesgo en esta carrera, también los pasajeros exponen sus vidas al abordar el más popular transporte en Puerto Plata, tanto por las impertinencias de estos conductores que se traducen en frecuentes accidentes, como por los delincuentes infiltrados que utilizan este recursos para atracar y violar a los pasajeros.

Uno de los casos más recientes y estremecedores fue el del violador en serie Jonathan Alexander Melo Parra, de 23 años, detenido mediante la orden de arresto 00859/13, quien reconoció que haciéndose pasar por motoconchista violó a 60 mujeres, entre 16 y 29 años, luego de llevarlas a lugares deshabitados.

En el mes pasado también se produjo un accidente entre dos motoconchistas en La Unión de Sosúa, municipio de Puerto Plata, donde ambos motoristas resultaron muertos y dos pasajeras gravemente heridas.

Con el fin de enfrentar este caos, dirigentes de la Federación de Mototaxista que dirige Ramón Martínez y en el Sindicato de Morotistas de la Región Norte y Afines (Simotarnoa), dirigida por Alexis Cabrera han organizado protestas recorriendo calles y avenidas principales para exigir a las autoridades competentes la donación de chalecos identificativos que impida la filtración de delincuentes que se disfrazan de motoconchos para cometer fechorías en contra de los ciudadanos.

Los dirigentes gremiales entregaron una documentación conteniendo sus exigencias para que las autoridades municipales emprendan una labor correctiva de identificar debidamente a todos los ciudadanos que ejercen el oficio del motoconcho, que según Alexis Cabrera está permeado por algunos delincuentes que utilizan esa labor para dedicarse a realizar fechorías, lo que va en detrimento de cientos de ciudadanos serios, quienes al perder sus fuentes de empleos en el sector turístico, la zona franca y otras industrias se han tenido que dedicar al motoconcho para poder mantener a sus familiares.

Se reveló que hay unos dos mil 500 motoconchistas inscritos en el Departamento de Tránsito del cabildo local, pero existen entre 10 mil quinientos a 13 mil que son piratas y operan de manera ilegal, a los cuales se les debe prohibir el desplazamiento si no están debidamente identificados y organizados.

El Concejo de Regidores de la Alcaldía Municipal de esta ciudad inició la entrega de los chalecos pero luego fue detenida por denuncias de irregularidades que iban desde el cobro por los mismos hasta el proceso de depuración a los beneficiarios.  

Decenas de motoconchistas criticaron la forma en que el departamento de tránsito de la Alcaldía de Puerto Plata estaba entregando los nuevos chalecos por lo cual debían pagar 380 pesos además de presentar un certificado de no delincuencia que cuesta 330 pesos, lo que calificaron como algo abusivo. Se informó que esos chalecos fueron confeccionados por empresas y comercios que lo donaron al cabildo para contribuir al ordenamiento del motoconcho en esta ciudad turística.

Independientemente de que el Ayuntamiento entregue o no los chalecos, esto no es motivo para que los "piratas" penetren, porque como expresó sonriente José García Lebrón, "el que no lo tiene, lo falsifica".
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Grupo Diario Libre © Todos los derechos reservados.