.
AM.|16 abr 2013, 12:00 AM|4|POR Diario Libre

El disfraz

El transporte -de carga, combustible y pasajeros- es un sector clave para la seguridad y la economía de un país.

Aquí está en manos de empresas privadas con privilegios de monopolio que se permiten chantajear al Estado y a la sociedad cada vez que los dueños se aburren. No prestan un servicio público; lo perpetran.

Disfrazados de "sindicalistas" de los años sesenta se permiten todo tipo de maltrato a sus clientes. Infringen las normativas de circulación y atentan contra la libre competencia imponiendo tarifas y tasas.

Pero si lo hacen es porque los gobiernos lo han permitido. De esta connivencia entre políticos y transportistas hay un perdedor: el pueblo.

El transporte público está organizado en base a rutas que son caras, ineficientes, inseguras, contaminantes y lentas. Como empresas, son una anomalía: actúan como un monopolio aparentemente deficitario, y aunque son empresas privadas los contribuyentes pagamos las flotas de vehículos con asombrosa regularidad y contribuimos a pagar su combustible. Y por el mal humor que despliegan, los dueños del negocio deben estar estafando a sus "asociados", los choferes.

¡Hay que insistir! Problemas que entendemos estructurales no son más que una irresponsabilidad de las autoridades. Si se pudo construir el Metro, al precio que se hizo, y por encima de tanta oposición nacional e internacional, se puede acabar con las mafias del transporte.

Distorsionan la economía y entorpecen la vida diaria de una sociedad que ya está aburrida de tanto abuso.

IAizpun@diariolibre.com
AM|17 abr, 12:00 AM|4 COMENTARIOS
Cien años de soledad
Editorial|17 abr, 12:00 AM|
Prudencia ante todo
De buena tinta|17 abr, 12:00 AM|
Nadie pidió tregua en la Semana Santa
No respondo...|17 abr, 12:00 AM|2 COMENTARIOS
Ojo con el policía
Global y Variable|17 abr, 12:00 AM|
Negocios en Semana Santa
Yo estuve ahí Si fuiste testigo de esta noticia envianos más informacion aqui...

Enviar
Anuncios Google
Powered by OverKontrol - Omnimedia 2013 © Todos los derechos reservados.