02 DIC 2016, 12:00 AM

Temo no va a cantar “Dolorita”

Pero muchos hacen bulto con las fiestas

La presidencia informó mediante circular que en esta Navidad no se les permitiría a los funcionarios hacer regalos a particulares y celebrar fiestas a los empleados. Medida de orden general y de cumplimiento estricto.

El lamento de los damnificados se oyó en el cielo, pero el de los empleados públicos es un murmullo tan fuerte que si fuera trompeta derrumbaría de nuevo las murallas de Jericó.

Sin embargo, y como expresión de ese estado natural de inocencia de los altos cargos, con notas de prensa se intenta dar una impresión diferente.

No fue Palacio que dispuso la medida, sino que cada dependencia o titular decidió por voluntad propia. El mérito no es del presidente que se pasó de austero, sin darse cuenta de que una cosa es llorar ante la leche derramada y otra el ánimo festivo de la época.

Además, viendo lo que ganan los encargados, cada ministro pudo financiar de su peculio la fiesta de sus subordinados. Que el jefe comparta con sus colaboradores debiera ser regla universal.

Mucho más si gozan la ocasión.

¿Cómo explicar una Navidad en el gobierno sin que Temo entone en tarima su conocido éxito Dolorita? Ahora sí que sus ojos darán pena.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese