Generosidad

OPINIÓN
| 24 DIC 2012, 12:00 AM

La Navidad es la celebración de la natividad, el nacimiento de Jesús. La memoria anual del acontecimiento más trascendente en la historia de la humanidad debe ser ocasión para meditaciones personales. Dios se hizo niño. El omnipotente se hizo desvalido. La omnisciencia, ignorante. El omnipresente, ocupó un lugar en el espacio. Lo excelso optó por la humildad. El rencuentro de hombre con la divinidad pasa por el camino de la sencillez. El verdadero sentido de la fecha es la invitación general a hacernos todos como niños en la virtud. Es tarea sencilla, pero no simple. Nos exige generosidad. ¡Feliz Navidad! hfigueroa@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Se manejaron correctamente los organismos de socorro frente a la tormenta Erika?