Migrantes

OPINIÓN |
16 MAR 2013, 12:00 AM

Estados Unidos estudia una reforma de la ley de reagrupación familiar. Según los primeros indicios, se quiere privilegiar la concesión de visados a trabajadores con alta cualificación, en detrimento de los permisos que se concedían en base a lazos familiares.

Las migraciones, ese motor de la Historia que ha perfilado el mundo como es ahora, cambian de perfil más rápidamente de lo que pensamos. Si España era un país receptor de cientos de miles de emigrantes hace apenas una década, asiste ahora al fenómeno contrario. Miles de jóvenes españoles, muy preparados, buscan nuevos horizontes huyendo a una crisis que les impide encontrar trabajo. Estados Unidos, país de emigrantes, busca ahora seleccionar mejor a los recién llegados, tratando de encontrar a los mejores estudiantes, investigadores, a informáticos... Aceptan inmigrantes, pero quieren elegir el perfil.

Aquí, seguimos pensando en cómo lidiar con el problema de la migración haitiana. Pero no es un asunto de sensibilidad social, es un problema de establecer leyes justas y cumplirlas.

Los movimientos migratorios no se impiden con murallas. Eso ya está demostrado.

Pero saber cuántos, quiénes, y qué necesitan los que llegan son datos indispensables para trazar políticas de educación, de salud, de previsión social, de infraestructuras, de vivienda... Lo contrario, ignorar que se necesita una regulación ordenada, sólo favorece a las mafias y provoca la marginación de los grupos que llegan.

IAizpun@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿ Resolverá el nuevo jefe de la Policía Nacional la delincuencia?