Pan y circo

OPINIÓN |
02 JUL 2013, 12:00 AM

Sorpresa. Dilma Rousseff tenía los más altos índices de popularidad en las encuestas... pero cientos de miles de indignados preparados para salir a las calles.

Las protestas en contra de las altas inversiones que hace Brasil para acoger en 2014 el Mundial de Fútbol hacen cuestionar la "bondad" de esas mega obras para los deportes. ¿Por qué aparece el dinero (cantidades exageradas de dinero) para esos espectáculos de masas y no para el enriquecimiento intelectual de la gente?

¿Qué gobierno habría que elegir para invertir la tercera, la quinta parte de ese dinero en bibliotecas, formación artística, musical, técnica, para esas masas a las que simplemente se aspira a entretener?

Pan y circo, decían los antiguos emperadores romanos. Y pan y circo han mantenido los gobiernos hasta hoy día. Los indignados brasileños piden transporte (las ciudades ya no tienen escala humana), educación (no se puede exigir al pueblo una formación que no se proporciona), salud... y combatir la corrupción.

Eternas asignaturas pendientes. Gobiernos de izquierda y de derecha, dictaduras "populares", democracias capitalistas... todos enfrentados a los fantasmas de la corrupción de una clase política incapaz de sustraerse al mangoneo.

A Dilma se lo han gritado y ella ha prometido mayor firmeza contra los corruptos. Sin eso, sin ese combate al cáncer más peligroso de la democracia y la libertad, (es decir del desarrollo económico y social) no hay pan ni circo que disfrace la realidad.

IAizpun@diariolibre.com
COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Debe aceptar el Gobierno la mediación de la OEA en un diálogo entre República Dominicana y Haití?