Una idea tonta

OPINIÓN
| 06 FEB 2013, 12:00 AM

Ante el fracaso del modelo de gestión municipal basado en la elección de políticos a puestos de administración, habría que preguntarse si no sería más productivo un sistema en que los alcaldes fueran técnicos designados.

Es decir, el pueblo seguiría eligiendo a los regidores, los cuales, a su vez, escogerían un técnico calificado para la labor de administración del cabildo, como se hace en áreas tan sensibles como la tesorería.

Este funcionario, el administrador, podría ser removido en cualquier momento por la Sala Capitular, y no como ahora, en que las comunidades tienen que esperar cuatro años para quizás elegir a otro político sin calificaciones para administrar una ciudad.

Y ese es el punto. Las ciudades son entes cada día más complejos que requieren de una administración con capacidad para manejar la enorme cantidad de retos que plantea el ente urbano.

Si bien es cierto que la Sala Capitular seguiría siendo política, el administrador sería un técnico que duraría según su desempeño.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese
  • 1

    La pregunta del día

    ¿Apoya usted la huelga de los médicos del IDSS?